3 consejos para integrar la sombra

31 enero 2023

Tomando la definición de Carl Gustav Jung acerca de «la sombra», podemos identificarla como  el lugar en la psique donde se acumulan todas las características que rechazamos de nosotros mismos. 

Incluye los aspectos inconscientes de nuestra personalidad que negamos o reprimimos por ser considerados inaceptables y “negativos” por la familia o la sociedad. Y cuyas características vemos reflejadas en los demás.

A continuación, compartimos 3 consejos para poder integrar la sombra y potenciar tu proceso de autoconocimiento y desarrollo personal.

 

En este podcast, David Corbera nos explica por qué necesitamos “aliados” y “enemigos” para descubrir aquellas cualidades propias que no reconocemos en nosotros y así poder integrar la sombra.

 

En este video, Enric Corbera nos habla acerca de los comportamientos que nos irritan del otro y de cómo estos nos ayudar a reconocer que estamos ante nuestra propia sombra.

 

Si quieres conocer más acerca del método de la Bioneuroemoción y cómo aplicarlo en tu vida para aumentar tu bienestar emocional, síguenos en nuestras redes sociales: Youtube, Instagram, Facebook, Twitter y Linkedin.

 

1. Conocernos a través de nuestros juicios

Cada relación es una oportunidad para conocernos mejor

Cuando tomamos conciencia de cómo nos proyectamos en los demás, cada relación se convierte en una oportunidad única de conocernos mejor. Según el psicólogo Carl Gustav Jung, todo aquello frente a lo que nos emocionamos tiene que ver con nosotros

De tal modo que lo que nos molesta o admiramos de otras personas son atributos personales sobre los que hemos emitido un juicio. Esta información reprimida opera de forma inconsciente en nuestra vida hasta que la hacemos consciente y la integramos. 

 

“Todo lo que te molesta de otros seres, es solo una proyección de lo que no has resuelto en ti mismo”.

Siddharta Gautama Buda

 

Observar nuestras proyecciones 

La sombra y la proyección son dos aspectos que van estrechamente ligados. En toda proyección hay aspectos de nuestra sombra que no reconocemos, no aceptamos o reprimimos de nuestra identidad. Por ejemplo,  los juicios que hacemos son proyecciones.

A menudo realizamos juicios sin darnos cuenta, algunos incluso nos pueden parecer irracionales. Usar la sombra en nuestro beneficio consiste, precisamente, en hacer consciente aquello que juzgamos de los demás y ver dónde se refleja en nosotros mismos. 

Estamos proyectando constantemente y, como resultado, percibimos en otras personas aspectos de nuestra propia psique. Como nos diría Carl G. Jung, “el conocimiento de tu propia oscuridad es el mejor método para hacerle frente a las tinieblas de otras personas”.

 

«Tanto si nos sentimos muy ligados a algo o alguien, como si lo eludimos u odiamos, estamos abrazando o luchando con la sombra».

Ken Wilber

 

De este modo, parafraseando a Nikola Tesla, podemos concluir que “toda opinión es una visión cargada de historia personal y todo juicio es una confesión».

 

2. Encontrar maneras beneficiosas de expresar la sombra

Todos tenemos un “lado oscuro” 

En el cine, la psicología y la literatura vemos continuamente referencias relacionadas con la sombra, desde obras clásicas como Doctor Jekyll y Mr. Hyde, hasta otras más modernas como Hulk, Venom o Un monstruo viene a verme.

En todas ellas se muestra cómo una personalidad reprimida e incapaz de reconocer su “lado oscuro” se torna destructiva y extrema en un momento determinado. 

Mediante la represión de todo aquello que creemos no ser, acabamos expresando todo aquello que odiamos de una u otra forma. 

Según la psicología de Jung: “La gente hace cualquier cosa; no importa lo absurdo que esto sea, si es para evitar hacer frente a sus propias almas”.

Darle espacio a nuestros impulsos para integrar la sombra

En el universo todo tiende al equilibrio, por lo que la mejor solución siempre será equilibrar los comportamientos y darle espacio a nuestros impulsos 

Para hacerlo, primero hemos de reconocerlos y aceptarlos, ya que solo así podremos gestionarlos de forma controlada y comprender qué nos quieren decir. Este proceso es el que denominamos “integrar la sombra”

 

“Cada uno de nosotros proyecta una sombra tanto más oscura y compacta cuanto menos encarnada se halle en nuestra vida consciente. Esta sombra constituye, a todos los efectos, un impedimento inconsciente que malogra nuestras mejores intenciones”. 

Carl G. Jung

 

Por ejemplo, en alguien que se dedique al boxeo de forma profesional, parte de su sombra considerada como “violenta” aparece de forma controlada, con reglas y dentro de un contexto en el que socialmente está permitida e incluso valorada por muchos. 

Otro ejemplo, puede ser el de una persona que realiza algún tipo de baile sensual, canalizando una parte de su sombra, considerada “inadecuada” por el contexto social, a través de la expresión artística.

3. Des-identificarnos de nuestro ego 

Precisamente el ego es aquello que “creemos que somos”. Un hábito que nos ayudará a conocer mejor nuestra sombra, es dejar de usar el verbo “ser” para definirnos y comenzar a usar el verbo “estar” u otros que transmitan el mismo significado. 

Por ejemplo, en lugar de decir “soy tímido”, expresaremos “estoy tímido”. De este modo, nos abrimos a otras posibilidades de comportamiento

Simplemente se trata de definir cómo actuamos sin identificarnos con ello, eliminando así nuestra necesidad de defendernos. Decía Gandhi que toda palabra que uses después del “soy”, te empequeñece.

 

“Perder nuestro nombre es como perder nuestra sombra; ser sólo nuestro nombre es reducirnos a ser sombra”. 

Octavio Paz

 

La Bioneuroemoción y el encuentro con la sombra 

La Bioneuroemoción propone, a través del estudio de la sombra, que la persona integre aquellos aspectos de su personalidad que no quiere reconocer o aceptar, para que dejen de ser inconscientes y así poder gestionarlos conscientemente, de forma que contribuyan a su bienestar personal.

Integrar la sombra nos lleva a conectar con nuestra plenitud. Para ello el método de Bioneuroemoción propone ejercicios tales como invertir el sentido de nuestras proyecciones, es decir dejar de hablar del otro como el origen de nuestros conflictos. 

 

«Si quieres conocerte, observa la conducta de los demás. Si quieres comprender a los demás, mira en tu propio corazón».

Johann C. Friedrich von Schiller 

 

Aceptar nuestro “lado oscuro” es lo que nos permite brillar

Dejar de rechazar o evitar aquello que no nos gusta, ya sea en nosotros mismos o en otros, y comprender que podemos acogerlo, integrarlo y darle un nuevo sentido, nos permite enriquecer nuestra vida. 

A medida que vamos integrando los diferentes aspectos de la sombra, vamos recuperando el vínculo con nosotros mismos, evolucionando y creciendo  a través de nuestras relaciones.  

El sufrimiento se transforma en agradecimiento cuando cada aspecto de nuestra sombra nos lleva a completarnos y a mostrar nuestra luz.

 

 

Comparte en los comentarios si te ha resultado interesante este artículo y compártelo a quien creas que le puede resultar útil esta información. ¡Gracias por tu interés!

Si te ha gustado, compártelo

¿Quieres aprender más?

Curso de Introducción a la Bioneuroemoción
¿Quieres que te llamemos?
Valoración de los visitantes:
Rated 1.8 out of 5
1.8 de 5 estrellas (basado en 33 reseñas)
¿Quieres valorar este artículo?

Curso de Introducción a la Bioneuroemoción

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Enric Corbera Institute.

© Enric Corbera Institute.