3 consejos para gestionar mejor los aspectos de nuestra sombra

3 consejos para gestionar mejor los aspectos de nuestra sombra

A continuación, queremos compartir con vosotros 3 consejos efectivos para poder identificar nuestra sombra, es decir, aquellos aspectos que rechazamos de nosotros y que solamente percibimos en los demás.


INTRODUCCIÓN

Cuando tomamos conciencia de cómo nos proyectamos en los demás, cada relación se convierte en una oportunidad única de conocernos mejor. Según el psicólogo Carl Gustav Jung, todo aquello frente a lo que nos emocionamos tiene que ver con nosotros. Aquellos aspectos que nos molestan de otras personas son atributos personales sobre los que hemos emitido un juicio, que opera de forma inconsciente, hasta que integremos la sombra.

1. Conocernos a través de nuestros juicios:



A menudo realizamos juicios sin darnos cuenta, algunos incluso nos pueden parecen irracionales. Usar la sombra en nuestro beneficio consistiría, precisamente, en hacer consciente aquello que juzgamos de los demás y ver dónde se refleja en nosotros mismos. Estamos constantemente proyectando información en los demás, y como resultado percibimos en ellos aspectos de nuestra propia psique. Como nos diría Carl G. Jung, “el conocimiento de tu propia oscuridad es el mejor método para hacer le frente a las tinieblas de otras personas”.

2. Utilizar la sombra como válvula de escape:



En el cine, la psicología y la literatura vemos continuamente referencias relacionadas con la sombra. Desde obras clásicas como Doctor Jekyll y Mr. Hyde, hasta otras más modernas como Hulk. En todas ellas, se muestra cómo una personalidad reprimida e incapaz se torna destructora y extrema en un momento determinado. Son dos personalidades totalmente descompensadas. Esto es precisamente lo que provoca el rechazo de la sombra. Mediante la represión de todo aquello que creemos no ser, acabamos expresando todo aquello que "odiamos” de una u otra forma. Según la psicología de Jung: “La gente hace cualquier cosa; no importa lo absurdo que esto sea, si es para evitar hacer frente a sus propias almas”.



3. Des-identificarnos con nuestro ego:



Precisamente el ego es aquello que “creemos que somos”. Un hábito que, bien integrado, nos ayudará a conocer mejor nuestra sombra, es dejar de usar el verbo “ser” para definirnos y comenzar a usar el verbo “estar” u otros que transmitan el mismo significado. Por ejemplo, en lugar de decir “soy tímido”, expresaremos “estoy tímido”. De este modo, nos abrimos a otras posibilidades de comportamiento. Simplemente se trata de definir cómo actuamos sin identificarnos con ello, eliminando así nuestra necesidad de defendernos. Decía Ghandi que “toda palabra que uses después del “soy”, te empequeñece”.



“Perder nuestro nombre es como perder nuestra sombra; ser sólo nuestro nombre es reducirnos a ser sombra.”, Octavio Paz.

CONCLUSIÓN

La Bioneuroemoción propone, a través del estudio de la sombra, que la persona integre aquellos aspectos de su personalidad, que no quiere reconocer o aceptar, para que dejen de ser inconscientes, y así poder gestionarlos conscientemente, de forma que contribuyan a su bienestar personal.

Como diría Carl Gustav Jung:

“Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad... lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.”

Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

Somatizamos las emociones

07 Junio 2017

El ser humano es una unidad. No se puede separar el funcionamiento de los órganos físicos de nuestra...

¿Dónde está la mente?

14 Junio 2016

“Nos han educado para que creamos que nuestras mentes están dentro de nuestras cabezas, que la activ...

Transformar la vida

20 Marzo 2017

Y empezar a vivir sin identificarnos con nuestro personaje y conectar con nuestra esencia.