28 Junio 2016

Los dos lados del cerebro

Los dos lados del cerebro

El cerebro humano se divide en dos hemisferios perfectamente definidos y separados por el cuerpo calloso un haz de fibras nerviosas cuya función es establecer la comunicación entre ellos para que trabajen de forma complementaria.

Gracias a esta conexión, cada hemisferio sabe lo que está pasando en el otro. Los dos hemisferios están estructuralmente separados y tienen funciones independientes. Sin embargo, siguen siendo dos partes de un todo.

¿Qué pasa cuando alguno de los dos hemisferios deja de desempeñar su labor? Y es más, ¿qué pasa cuando una patología paraliza un hemisferio y quien la padece es científico y anatomista del cerebro?

En una de las charlas de TED, la Dra. Jill Bolte Taylor cuenta en primera persona cómo una mañana de diciembre, cuando tenía 37 años, se despertó sufriendo una forma de ictus: “un vaso sanguíneo explotó en la mitad izquierda de mi cerebro, y en el transcurso de cuatro horas observé a mi cerebro deteriorarse completamente en su capacidad de procesar todo tipo de información.”

Taylor es neuroanatomista, especializada en la investigación post-morten del cerebro humano. Es profesora de la Indiana University School of Medicine y es la portavoz del Centro de Recursos del Harvard Brain Bank. Actualmente, ofrece conferencias con la misión de apoyar la conciencia del cerebro, el aprecio, la exploración, la educación, la prevención de lesiones, la recuperación neurológica y el valor del movimiento en la salud mental y física.

Los dos hemisferios son diferentes en sus valoraciones, se expresan como dos personalidades distintas y sienten con diferente carácter dentro del mismo cuerpo. En su discurso, la Dra. Taylor diferencia las características de cada lado del cerebro. “El derecho se ocupa del momento presente, piensa en imágenes y aprende kinestésicamente a través del movimiento del cuerpo. La información en forma de energía, fluye a través de todos los sistemas sensoriales.” En cambio, el izquierdo “piensa lineal y metódicamente. Se concentra en el pasado y el futuro. Categoriza la información y la organiza y lo asocia con todo lo aprendido en el pasado. Piensa en forma de lenguaje. Es esa voz que nos habla y nos recuerda lo que habíamos pensado hacer.”

Durante la mañana del ictus, cuando la Dra. Taylor ya se había dado cuenta de lo que le sucedía, sabía que estaba viviendo la experiencia únicamente desde el hemisferio derecho y, desde ese discernimiento, afirma: “Somos seres hechos de energía, conectados entre sí mediante la conciencia de nuestros hemisferios derechos, como una familia humana. Y, en este lugar, en este momento, somos hermanos y hermanas en este planeta, estamos aquí para hacer del mundo un lugar mejor. Y, en este momento, somos perfectos, completos y hermosos.”

Según Taylor “tenemos el poder de elegir, momento a momento, quiénes somos y cómo queremos estar en este mundo”. Tenemos más poder sobre lo que sucede en el interior de nuestro cerebro de lo que nos han dicho. Cuando los dos hemisferios se gustan, se valoran, se respetan y cooperan, es cuando se vive bien. Podemos dar más espacio a nuestro hemisferio derecho que prefiere ser feliz más que tener razón. Y finaliza su charla recordándonos que “si utilizamos los profundos circuitos que nos dan paz de nuestro hemisferio derecho, más paz podremos proyectar al mundo y nuestro planeta será más pacífico.”

Desde la Bioneuroemoción, sabemos que vivimos en un universo de contrastes y polaridades donde todo tiene su opuesto. Vivir sólo en una polaridad nos paraliza. Las polaridades son las fuerzas que crean el movimiento. Por eso, es tan importante vivir desde el corazón como desde el cerebro. El equilibrio está directamente relacionado con el bienestar.

Fuente: https://www.ted.com/talks/jill_bolte_taylor_s_powerful_stroke_of_insight

Más info: http://drjilltaylor.com/