Recuerda amar cuando te enamores

14 Febrero 2019 - Relaciones interpersonales
Recuerda amar cuando te enamores

A menudo oímos utilizar indistintamente en el contexto de pareja la expresión amar y estar enamorado, suelen referirse al mismo concepto, pero en realidad… ¿Es lo mismo amar que estar enamorado?


El enamoramiento podríamos definirlo como uno de los sentimientos más intensos, incontrolables y especiales que puede sentir un ser humano.
Pero esta enorme intensidad puede despertar la mejor parte de cada uno de nosotros, o también la peor. Amparados en el enamoramiento se muestran conductas de dependencia, victimismo o manipulación perfectamente disimuladas y encubiertas según la aceptación social… los «mi vida no tiene sentido sin ti», «si te vas me muero», «eres todo para mi», «te necesito»… son algunos ejemplos de enamoramientos sin amor. Se trata de conductas inapropiadas para con el otro que quedan justificadas porque «son cosas del amor».

Son sentimientos románticos, lícitos y respetables, pero a veces ocurre que derivan en conductas de carencia e intención de condicionar al otro para que actúe de la forma que necesitamos que actúe. Hay un punto en el que se perdona lo imperdonable, se vive la vida que nunca se deseó, se actúa en contra de la voluntad o se utiliza la venganza y el maltrato cuando el enamoramiento no es correspondido. Son demasiados los casos que hemos visto de falta de respeto, violencia y debilidad disfrazados de «amor romántico».

Por lo tanto, ¿qué entendemos por amor?. El amor es el estado original del ser, un nivel de conciencia en el que no me siento separado del otro, en el que su bien es mi bien.

La correcta combinación entre «amor» y «enamorarse» implica que, aunque nos sobrepase la emoción o el sentimiento de enamoramiento seremos capaces de respetar y respetarnos. Amor es dejar ir a una persona sin aferrarse si así lo desea. Alguien que, a pesar de vivir un sentimiento desbordante de enamoramiento consigue que sus objetivos o acciones estén conectadas con las necesidades del otro, es una persona que está sabiendo amar.

Muchas veces queremos justificar nuestras necesidades, adicciones y debilidades recurriendo a la palabra «amor», el concepto más bello, abstracto y profundo del mundo. Sin embargo, resulta vital distinguir cuándo actúo desde el amor y cuándo desde el enamoramiento, cuándo amo a alguien o cuándo simplemente «lo quiero». Querer implica posesión, que es una forma de poder y, como decía Jung: “cuando el amor es la norma, no hay voluntad de poder, y donde el poder se impone, el amor falta”.

Y bien, ¿por qué están tan relacionados amar y enamorarse? Podríamos decir que cuanto más intenso sea un enamoramiento, más necesario será vivirlo con amor para poder gestionarlo. Por ello, en muchas ocasiones el enamoramiento es el responsable de que busquemos desesperadamente el amor dentro de nosotros para no perdernos en el otro.

Enamorarse es la excusa para descubrir nuestra parte más elevada, más conectada con el todo, la parte que nos permite reconocernos en nuestra faceta más espiritual e infinita.

Sin embargo, no es solo el enamoramiento un estímulo para encontrar el amor, también lo puede ser la rabia, el odio, la frustración… Todo aquello que se pueda hacer tan intenso que tan solo podamos gestionarlo desde el amor; de lo contrario nos alejaría de nuestro ser y nos ataría en la dualidad. El amor es un estado del ser que te permite actuar con conciencia, coherencia y equilibrio, sean las condiciones que sean. Decía Gabriel García Marquez en «Crónica de una muerte anunciada» que “el amor también se aprende”; es una evolución y un aprendizaje del ser que te permite experimentar otro nivel de conciencia y con el que actuar desde un sitio distinto.

El amor se consigue al dejar de pretender arreglar todos nuestros problemas fuera de nosotros. El amor es tolerante, comprensivo y compasivo. Solo puede ser compartido cuando viene de un lugar muy profundo y nos permitimos experimentarlo.

El amor es la herramienta para cambiar el mundo y para que cada persona pueda trascender su ego. El camino para comprender sin juzgar lo que percibimos de cada persona que tenemos delante. Por ello, cada acto de amor que realizamos hacia el otro es en realidad un acto de amor con nosotros mismos.

 

“Encuentre el amor... El amor da sentido a la vida. ¡Cuando se ama, se es más fuerte! ¡Se es más grande! ¡Se llega más lejos!”

Joel Dicker. 



Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

3 formas diferentes de viajar

18 Enero 2017

El verdadero viaje consiste en cambiar la forma que tenemos de ver nuestra realidad. Nuestra concien...

Cuidar sin descuidarse a uno mismo

31 Mayo 2018

¿Te estresa cuidar de los demás? En ocasiones nuestro trabajo o nuestra vida nos lleva a tener...

3 consejos para construir un amor sano con tu pareja

14 Noviembre 2017

Siempre estamos con quien debemos estar. Es una gran oportunidad pero, en ocasiones, no es sencillo....