03 Agosto 2016

Contacto piel con piel después de nacer

Contacto piel con piel después de nacer

Estudios recientes demuestran que el contacto del bebé con la madre justo después de nacer es muy importante para su posterior desarrollo y para su salud.

Sin embargo hay protocolos médicos que sistematizan la separación: después de nacer al bebé lo limpian, lo pesan, lo miden y en casos más graves, lo ponen en una incubadora o recibe otros tratamientos separado de la madre. Esta separación entre el recién nacido y la madre produce estrés por la pérdida de las sensaciones que regulan la homeostasis. Al contrario, el contacto materno precoz, crea un movimiento espontáneo de acercamiento al pecho y genera un vínculo imprescindible para el desarrollo del niño.

El Dr. Nils Bergman, investigador honorario de la Universidad de Ciudad del Cabo especializado en Neurociencia Perinatal,  afirma que “Los mil primeros minutos de vida determinan la salud y el desarrollo para toda la existencia”. 

Bergman asegura que “el contacto piel con piel y la lactancia materna es lo que nuestro ADN espera, y si el bebé no lo recibe, el ADN se adapta a ese lugar inhóspito”.  En este sentido, hace referencia a investigaciones epigenéticas como las que desarrolla el Dr. Michael Meany, profesor del Departamento de Psiquiatría, Neurología y Neurocirugía del McGill University de Canadá y en las que estudia los factores relacionados con el estrés, el cuidado maternal y la expresión de los genes.

En el momento de nacer el cerebro hace conexiones en función de las sensaciones que experimenta el bebé y  que marcan su posterior desarrollo. “Si el cerebro del bebé percibe que este mundo es un lugar difícil, en lugar del circuito de la oxitocina conecta con el del cortisol”. Es decir, la diferencia entre activar la oxitocina o el cortisol tiene relación directa con la sensación de seguridad que siente el bebé. Si el bebé no se siente seguro “acelera otros circuitos, eleva el estrés, la presión y el cerebro y el cuerpo experimentan un desgaste que afecta a la duración de la vida”.

En el interior del vientre de la madre el bebé tiene sensaciones de tacto y de movimiento, escucha los sonidos de la madre y reconoce su olor. Ese es el hábitat en el que se ha desarrollado y en el que se siente seguro.  Al nacer su cerebro tiene dos necesidades: el olor y el contacto, son sus referencias para saber si está seguro. La ausencia de la madre después del parto es percibida como un peligro real para su supervivencia.

Bergman subraya que “el cuerpo de la madre es la mejor máquina jamás inventada, aporta nutrición, temperatura, glucosa, desarrollo cerebral, optimismo y salud con el mínimo coste” y razona sus argumentos con su propia vivencia: “Trabajando como médico en la misión de Zimbabue, donde no tenían incubadoras, ponía a los prematuros directamente sobre el cuerpo de la madre y observé que sobrevivían más y mejor que en incubadoras”.

En el momento de nacer, el cuerpo físico del bebé comienza a funcionar separado del cuerpo de la madre aunque mantiene la fusión emocional.Desde la Bioneuroemoción consideramos que comprender esta fusión es comprender que el niño o la niña expresan las sensaciones de la madre tanto si son de miedo, de tristeza o de alegría o felicidad.

En Bioneuroemoción, por un lado, sabemos que la biología está perfectamente diseñada para la evolución de la especie y, por otro, que todas las experiencias que vivimos se convierten en información que queda grabada en nuestro inconsciente. Por eso, centramos nuestra atención en escuchar a la biología de las personas de manera que puedan recuperar su instinto natural. 

Al entrar en contacto con la propia biología recuperamos la confianza en nosotros mismos, nos respetamos y nos valoramos. Sabemos que nuestro cuerpo tiene una capacidad de respuesta innata para muchos procesos cotidianos, entre ellos, el parto. 

Fuente:

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20140403/54404666955/los-mil-primeros-minutos-de-vida-determinan-la-existencia.html

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD003519.pub3/full

Más info:

http://www.skintoskincontact.com/references.aspx

http://michael-meaney.lab.mcgill.ca/en/index_en.html