Bioneuroemoción® en la Psicología

Bioneuroemoción® en la Psicología

Si bien la Bioneuroemoción no se considera ni puede considerarse como alternativa a una consulta psicológica, por otra parte es un complemento de gran utilidad para cualquier psicólogo/a. ¿Qué tienen en común y qué los hace tan diferentes a la vez?



Las diferencias más significativas que imposibilitan su equivalencia las encontramos en elementos tales como la periodicidad, seguimiento, evaluación o diagnóstico. Ninguno de ellos se lleva a cabo en el ejercicio de la Bioneuroemoción. Cada acompañamiento en Bioneuroemoción consiste en una sola sesión. Si se lleva a cabo correctamente el método debería ser suficiente para alcanzar el objetivo propuesto, que no es otro que identificar y comprender el origen de un estrés emocional que influye en todos los aspectos de la vida de la persona. No se realiza un seguimiento posterior estandarizado y sistemático como en una consulta Psicológica y, además, no se establecen diagnósticos ni evaluaciones; tan sólo se atiende a la persona y los síntomas que muestra —más allá de su etiqueta—, centrándonos en qué implica, desde cuándo sucede y en qué ambiente emocional se ha desarrollado dicha sintomatología.

Sin embargo,  al igual que se fundamenta en conceptos de física cuántica, biología o epigenética, la Bioneuroemoción también toma en cuenta muchos conceptos y herramientas de distintos enfoques psicológicos. A continuación, expondremos algunas de las teorías más influyentes dentro del marco de la psicología y cómo se reflejan en la filosofía de la Bioneuroemoción.

Wilheim Wundt (1832-1920) padre de la psicología experimental en 1879 en Leipzig, se propuso estudiar la experiencia inmediata y observable. Los contenidos de la conciencia y los procesos sensoriales básicos los estudiaba con el método de la introspección, que era la percepción interna de los elementos de la conciencia propia. Wundt afirmaba que “la psicología científica ha de hacer suyos los interrogantes abiertos por la física cuántica y perder el miedo a incluir entre sus intereses temas de estudio tales como: la conciencia, la realidad, la relación conciencia-realidad, la teleología, las categorías espacio-tiempo, el súperholograma de la realidad, la observación participante…”. Como vemos, desde el comienzo de la psicología moderna tal y como la conocemos, ya habían autores que se preguntaban y trataban de dilucidar las aplicaciones de la física cuántica en la Psicología. A día de hoy, otros profesionales de la Psicología siguen indagando y potenciando ese enfoque; sirva como ejemplo el artículo de la psicóloga Mª Pilar Grande.

Algunos años más tarde —aunque su obra no sería divulgada hasta los años 60—, el psicólogo ruso Lev Vygotsky se alejó de los dogmas genetistas y deterministas que existían hasta el momento en relación al desarrollo cognitivo del individuo. Empezó a poner de relieve la gran importancia del ambiente emocional donde se desarrollaba la persona, tanto el contexto cultural como el tipo de relaciones personales que establecía. Con este autor empezaría todo un nuevo paradigma en cuanto a la psicología de desarrollo, y también allanaría el terreno para que surgiesen nuevas perspectivas, como la terapia sistémica.

Por otra parte, Carl Rogers y su psicoterapia centrada en la persona es otra de las grandes influencias a la hora de realizar un acompañamiento en Bioneuroemoción. Fue de los primeros en dejar de considerar “paciente” a la persona y llamarla “cliente” o simplemente “consultante”. Parece un simple cambio semántico, pero implica hacer a la persona responsable de su cambio y no un ser sujeto pasivo a influencias externas. Se centra en la persona, no en su problema. Además lo “acompaña”, no lo “dirige”. Sirva como ejemplo este extracto de su obra: "Ha  sido  evidente,  tanto  por  nuestra  experiencia clínica  como  por  nuestra  investigación,  que cuando  el  consejero  percibe y  acepta  al  cliente tal cual es, cuando deja de lado toda evaluación y entra en el marco  de  referencia  perceptual  del mismo,  lo  libera  para  que  explore  nuevamente su  vida  y  su experiencia, lo libera para percibir en esa experiencia nuevos significados y nuevas metas." (Rogers, 1997, p. 55) 

Como vemos, ya habla del concepto de disponer de una mente pura y sin juicios en el momento que se produce la comunicación. Cuando menciona entrar en su "marco de referencia perceptual” se refiere a su forma de interpretar la realidad. Cuando la persona se libera del mismo, puede percibir de otra forma sus experiencias y su vida. Eso es a lo que en Bioneuroemoción llamamos «aprender a desaprender».

Existen otros autores, como Fritz Perls, fundador de la terapia Gestalt, que también hizo hincapié en conceptos como preguntar “para qué” en lugar de “por qué”, con la finalidad de obtener la intención en lugar de la justificación. Perls consideraba la toma de conciencia como el principal motor de cambio e incluso la vuelta al presente como lo único existente (concepto ampliamente desarrollado en otras disciplinas como el Mindfullness).

Otro de los psicólogos humanistas más reconocidos de la historia, Albert Ellis, también tiene un peso específico en el desarrollo de la filosofía de la Bioneuroemoción, y es que en la teoría en la que se fundamenta su Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) están incluidos conceptos como “El camino al inconsciente”  o las "Creencias irracionales", muy presentes en la metodología de la Bioneuroemoción. Resumidos de una forma breve, estos dos conceptos se utilizan para acceder al procesamiento inconsciente de una situación determinada e identificar qué creencias bloqueantes nos impiden establecer un marco de coherencia con nosotros mismo y nuestro entorno.

La obra de Carl Gustav Jung resulta de extrema importancia. Su definición y análisis del inconsciente colectivo, su énfasis en los arquetipos e incluso su extenso trabajo sobre el concepto de "sombra" lo convierten en uno de los estandartes de la filosofía aplicada de la Bioneuroemoción. Su trabajo nos enseña la similitud de los moldes de comportamiento y relacionales que subyacen detrás de cada cultura en cada contexto histórico. Jung nos acercó a comprender que no disponemos tan solo de un inconsciente individual, sino que como sociedad —es decir, como sistema— también hay una información que nos influencia enormemente y que se manifiesta de forma inconsciente.

Paul Eckman y su trabajo sobre el estudio de las emociones, "El viaje del héroe" desarrollado por Joseph Campbell y múltiples nociones de terapia sistémica como por ejemplo Virginia Satir; todo ello y mucho más forma parte de la fundamentación teórica del método y la integración de todo ello es lo que permite llevar a cabo la aplicación práctica del mismo.

 



Para llegar al método del que disponemos hoy en día han sido necesarios años de estudio y de investigación. Aún hoy en día se sigue avanzando y tratando de integrar todos los conocimientos que sean necesarios para hacer de la Bioneuroemoción una herramienta mas completa y más eficaz.

Por todo ello, podemos concluir que la Bioneuroemoción no puede equipararse en ningún caso a una terapia en psicología pero, sin embargo, es un complemento para la misma.Tanto desde el punto de vista de un psicólogo que la tenga integrada al llevar a cabo el ejercicio de su profesión, como la de un consultante que, combinando ambos abordajes, pueda obtener una visión más global y completa de su situación. 

La Bioneuroemoción es una forma de vida; ayuda a ver de una forma más clara el reflejo de nosotros mismos en los demás. Por ello es aplicable en cualquier ámbito profesional y personal y, por esta misma razón, no cierra sus puertas a todo aquél conocimiento que pueda resultar una apertura al cambio. La Psicología y la Bioneuroemoción son perfectamente complementarios.

Referencias:

Boring E.G. (1979), Historia de la psicología experimental. Mejico (Original, 1950)

Campbell, Joseph (2001). «El héroe de las mil caras: Psicoanálisis del mito».

Ekman, Paul (2003) El rostro de las emociones: cómo leer las expresiones faciales para mejorar sus relaciones. RBA.

Ellis, Albert (1992). Terapia Racional Emotiva. Paidós Ibérica. 

Friederick Perls, Paul Goodman y Ralph. F. Hefferline "Terapia Gestalt. Excitación y crecimiento de la personalidad humana". Ed. Soc. de Cultura Valle-Inclán. Los Libros del CTP; Ferrol, 2002.

Grande Martín, M. P. (1992). La física cuántica:¿ un modelo para la psicología?. Revista de Historia de la Psicología, 13(2-3), 367-373. 

Jung, Carl Gustav (2009). Las relaciones entre el yo y el inconsciente. Paidós Ibérica. 

Jung, Carl Gustav (1984). El hombre y sus símbolos. Caralt

Jung, Carl Gustav (2009). Arquetipos e inconsciente colectivo. Paidós Ibérica.

ROGERS,C. (1966). Psicoterapia centrada en el cliente. Buenos Aires, Paidós

Vygotsky, L.S. (1979). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Crítica. 

Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

3 consejos para disminuir la ansiedad y el estrés desde la Bioneuroemoción

09 Noviembre 2017

Lo que llamamos ansiedad y estrés es un conjunto de respuestas fisiológicas a un estímulo. A veces e...

Un viaje sin distancia

16 Enero 2017

El verdadero viaje comienza al encontrarse con uno mismo cuando los pensamientos quedan en silencio....

“Somos un todo y todo está interconectado”

22 Septiembre 2016

Mas allá de los límites de nuestro cuerpo, existe una conexión entre nosotros y lo que nos rodea. Es...