El valor de la amistad

27 julio 2022

El valor de la amistad es para muchos la relación de afecto más significativa que podemos llegar a tener en la vida. Es un vínculo estrecho que formamos con otra persona, a la cual elegimos por convicción propia y le otorgamos un valor especial en nuestra vida.

Este podcast de Enric Corbera nos habla de los diferentes tipos de relaciones interpersonales y de la relación que tienen con nosotros las situaciones que se nos presentan a través de ellas


En la sociedad actual, muchas personas tienen dificultades para generar vínculos saludables y, aunque tengan mucha vida social, se sienten solas. En este video, Sara Pallarés explica los beneficios de la amistad y cómo influye en nuestra salud física y psicológica.

De todas las relaciones interpersonales, la amistad, es probablemente la que consideramos más libre, ya que nos deja establecer nuestras propias reglas, permitiendo que surja y se manifieste de muchas maneras.

Además, constituye una parte fundamental de nuestra vida ya que son muchos los beneficios que obtenemos a través de los vínculos de amistad que formamos con otras personas. 

En éste artículo abordaremos el significado de la amistad, su importancia y los beneficios que tiene para nuestra salud emocional. Explicaremos cómo nos complementamos y cómo podemos auto-conocernos e integrar la información inconsciente que llevamos dentro a través de nuestras relaciones de amistad.

¿Cuál es el valor de la amistad?

La amistad nos ha acompañado a lo largo de la historia ya que los humanos somos seres sociales que, por naturaleza, tendemos a agruparnos y establecer vínculos estrechos con personas que consideramos afines y con las que compartimos afectos y sentimientos.

La palabra amistad proviene del latin amīcus que se traduce como ‘amigo’, y éste término procede a su vez del verbo amāre, que significa ‘amar’

Así, los seres humanos tenemos la necesidad natural de amar y ser amados y la amistad es un tipo de amor que nace cuando dos o más personas nos elegimos mutuamente y expresamos un afecto recíproco y desinteresado, que se nutre con el trato y las vivencias compartidas.

Social media network connection of people icons with connecting

Es esa relación de afecto que se desarrolla de forma libre y particular, que nos hace sentir bien en compañía del otro y en la cual encontramos valores imprescindibles cómo: la confianza, el respeto, la empatía, la lealtad, la sinceridad y el compromiso.

La familia que elegimos para seguir creciendo

Los amigos son nuestros compañeros de vida, aquellos con los que disfrutamos en los momentos memorables, felices o divertidos y quienes en los momentos difíciles nos brindan comprensión, apoyo y cariño, convirtiéndose en esas personas de valor para nosotros a las que a veces consideramos nuestra “familia por elección”.

Desde la Bioneuroemoción, la amistad es una relación mediante la cual buscamos de manera inconsciente crecer y completarnos. Buscamos personas que nos complementen y, sin darnos cuenta, alimentamos la creencia de que existe algo externo a nosotros que puede hacernos felices o infelices; cuando en realidad la persona que elegimos como amigo es solo un espejo de nosotros mismos.

Desde esta comprensión, un/a amigo/a es esa figura que funciona como un complemento o espejo a través del cual podemos conocernos mejor a nosotros mismos y que nos brinda la oportunidad de desarrollar e integrar aquellas características que proyectamos fuera de nosotros.  

La amistad como valor

La amistad es ese valor moral y universal que representa un interés genuino y una fraternidad incondicional por otra persona.

Para formar parte de la sociedad necesitamos desarrollar habilidades que nos ayuden a relacionarnos con otras personas, por lo que generar buenas relaciones de amistad, cuidarlas y mantenerlas es considerado un valor personal.

La amistad verdadera consiste en disfrutar de compartir con otra persona más allá de las diferencias que existan entre ambas, procurando conciliar en vez de confrontar

El valor de la amistad verdadera

La amistad nos enriquece de muchas maneras y forma parte del desarrollo individual de cada uno de nosotros. Puede ayudarnos en el proceso de descubrir nuestra identidad, servir como modelo de aprendizaje de distintas conductas y ayudarnos a adquirir valores y conocimientos.

Precisamente el valor fundamental de la amistad verdadera es que nos ofrece la oportunidad de conocernos, de crecer y de desarrollar actitudes como la aceptación, la tolerancia, y el respeto por la diversidad, entre otros.

Aunque es necesario comprender que el secreto de una amistad sana reside en el equilibrio que establecemos al intercambiar esos valores, sin actuar en contra de nosotros mismos ni de los demás.

valor amistad manos

 ¿Cómo nace la amistad?

Las relaciones de amistad pueden surgir a través de muchas situaciones y contextos: del lugar donde vivimos, de la escuela o el trabajo, de alguna reunión o evento, o quizá a través de alguna actividad recreativa, un deporte o de un lugar que frecuentamos.

Es bien sabido que la amistad es diversa y no entiende de edad, género, cultura, religión o ideología y podemos encontrarla incluso en relaciones de afecto, cómo las que nacen entre una persona y un animal. Ya lo dice el famoso refrán: “el perro es el mejor amigo del hombre”

A través de la amistad no solo compartimos aquello que nos importa, sino que aprendemos cosas nuevas, abrimos nuestra mente a otras formas de pensamiento, descubrimos intereses y gustos, nos divertimos y disfrutamos de la compañía de personas que nos enriquecen de distintas maneras.

Sin embargo, también establecemos relaciones que no nos benefician. Te has preguntado, ¿qué hace que una relación de amistad sea beneficiosa o no?

Las “relaciones especiales”

Las relaciones que solemos llamar especiales surgen de creencias inconscientes cómo: miedo a la soledad, creer que otra persona nos va a hacer felices o nos va a dar aquello que nos hace falta o creer que el otro va a cambiar para ser lo que nosotros queremos que sea.

Es precisamente el valor especial que le otorgamos a esas amistades lo que nos juega en contra, ya que sin darnos cuenta buscamos personas que nos complementen, porque sentimos que nos hace falta algo, y creemos que ese algo lo encontraremos en otras personas.

Creemos que hay alguien especial que nos hará felices y proyectamos en ese alguien, una necesidad que existe dentro de nosotros. 

El valor que le damos a las amistades que elegimos no es casual


“Cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene” 

Baltasar Gracián

Si observamos desde la conciencia de unidad, existe una inteligencia que lo ordena y equilibra todo y que nos indica que lo que se expresa en nuestra vida tiene relación directa con nosotros.

La elección que hacemos de nuestros amigos no es producto de la casualidad sino más bien de la resonancia. 

La información inconsciente que llevamos dentro, nos hace vincularnos con personas que resuenan con nuestra historia produciendo que tengamos ciertas experiencias que nos muestran nuestra información para que podamos comprender lo que estamos repitiendo o reparando a través de nuestros amigos.

No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo”

“El Principito”, de Antoine de Saint-Exupéry

 

Esta frase del Principito nos invita a la reflexión y nos muestra que la forma en que elegimos nuestras amistades no es casual.

Muchas veces, lo que amamos en nuestros amigos es parte de nosotros mismos. Están ahí porque resuenan con nosotros y con nuestra historia, nos están devolviendo nuestra propia información.

Beneficios de reconocer el valor de la amistad en la salud emocional y física

Se sabe que los vínculos interpersonales tienen una gran influencia en nuestro estado de salud. A continuación, mencionaremos algunos de los efectos favorables que se han comprobado que genera la amistad en la salud emocional y física.

Mejora la confianza en uno mismo y la autoestima: 

Relacionarnos con amigos en entornos distendidos de seguridad promueve una mayor confianza en nosotros mismos. Además, tener vínculos íntimos de amistad eleva nuestra autoestima, brindándonos mejores aptitudes interpersonales.

Favorece el crecimiento personal: 

En las relaciones amistosas podemos expresar nuestras emociones y tomar conciencia de ellas. Además, nuestros amigos, son una vía a través de la cual podemos conocernos a nosotros mismos e integrar aquellos aspectos que no reconocemos como propios, que rechazamos o juzgamos y que nos impiden vivir en equilibrio interno. 


Incrementa la sensación de pertenencia: 

Nos permite sentirnos parte de una comunidad o grupo reducido de personas que comparten gustos o intereses en común. Nuestra identidad individual es fundamental, pero como seres sociales también es muy importante pertenecer a un grupo y sentirnos queridos, valorados y respetados.

Aumenta la felicidad: 

El apoyo social juega un papel mediador muy importante que nos ayuda a vivir más felices y nos permite atravesar las situaciones con más alegría que si lo hiciéramos solos. Gracias a nuestras relaciones de amistad experimentamos menos sentimientos de ansiedad y hostilidad en la vida.


el valor de la amistad

Ayuda a sobrellevar traumas: 

La presencia de vínculos significativos en nuestra vida nos permite desarrollar un estilo de afrontamiento más constructivo y recuperarnos más rápido ante eventos como un divorcio, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo o la muerte de un ser querido, entre otros.

Estar en contacto con amigos que nos apoyan, ayuda con el afrontamiento de las situaciones y el desarrollo de habilidades más adaptativas

Al mismo tiempo, la cercanía de amigos en los malos momentos amortigua el efecto de la negatividad de la experiencia sobre el cortisol. Es decir, si hay amigos presentes, el cortisol generado por el estrés de la experiencia difícil no aumenta tanto, lo cual  nos permite tener una actitud más positiva ante los problemas o situaciones desagradables.

Refuerza el sistema inmunitario: 

Percibir apoyo por parte de nuestras amistades, hace que nuestro organismo aumente la producción de serotonina, que nos permite liberar el estrés mejorando nuestro estado de ánimo. De esta manera, el organismo sale del estado de alerta y nuestro sistema de defensas se estabiliza. Asimismo, mejora nuestra capacidad de recuperación frente a las enfermedades.

Por otro lado, el apoyo social que provee la amistad, aumenta la resiliencia en las personas que cuentan con fuertes lazos de amistad, teniendo un efecto positivo sobre el corazón.

Disminuye el estrés: 

Los buenos momentos y las risas en compañía de nuestros amigos, nos ayudan a disminuir la ansiedad y a liberar las cargas emocionales. Esto se debe a que, tener amigos nos ayuda a segregar oxitocina, una hormona que tiene que ver con las relaciones sociales, y que nos permite experimentar bienestar en compañía de otros. 

Además, sentir apoyo a través de la amistad, aumenta el nivel de progesterona, una hormona que disminuye los niveles de estrés

En el ambiente laboral, tener colegas aumenta la motivación y previene el burnout. Según un estudio publicado en Personality and Social Psychology, las personas que tienen amigos en el trabajo tienen un rendimiento mayor que las solitarias.

Disminuye la depresión: 

La fuerza de la amistad actúa como motor que nos activa y nos impide sumergirnos en procesos de depresión profundos. En el caso de las personas adultas que describen sus amistades como más positivas y satisfactorias, experimentan menos sentimientos de ansiedad y hostilidad en su vida. 

Todos estos beneficios nos muestran que mantener amistades de calidad es un factor protector para nuestra salud física y mental, al igual que para nuestra percepción del bienestar y la felicidad.

¿Qué importancia tiene el valor de la amistad en el ser humano?

La amistad cobra importancia porque a través de ella, buscamos cubrir necesidades emocionales básicas de afecto, expresión, reconocimiento y seguridad.

Para la Bioneuroemoción, la amistad es una de las relaciones interpersonales que nos permite desarrollarnos a través de las experiencias que compartimos a lo largo de diferentes etapas de la vida.

Las relaciones de amistad son fundamentales para el autoconocimiento ya que los amigos que elegimos nos muestran los aspectos de nosotros mismos que necesitamos integrar. Aquello que nos molesta o nos gusta del otro está en nosotros.

“Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que de nosotros mismos nos descubre, que por lo que de él mismo nos da”

Miguel de Unamuno 

Si queremos conocernos a nosotros mismos, necesitamos de otra persona, para que a través suyo podamos saber cómo somos, qué creencias e información inconsciente tenemos.

Así, nos conocemos a nosotros mismos a través de los demás, pero solo en nuestro interior podemos efectuar los cambios que nos acercarán a nuestro bienestar emocional.

El valor de la amistad verdadera comienza en uno mismo

Estar en paz con nosotros mismos es de las mejores sensaciones que podemos experimentar, sin embargo pocas veces miramos hacia nuestro interior para cultivarla desde ahí. Por el contrario ponemos nuestra energía en obtener de otras personas la tranquilidad y felicidad que deseamos.

Cuando nosotros estamos en equilibrio interno podemos amar a los demás tanto como a nosotros mismos. 

Para lograrlo es necesario autoconocernos, aprendiendo a descubrir conscientemente  nuestras creencias, pensamientos y sentimientos.  Esto nos permite comprender lo que ocurre dentro de nosotros y la manera en que influye en nuestro comportamiento.

Después de ese primer paso de autoconciencia, nos será posible manejar nuestros estados emocionales y efectuar los cambios internos en aquellos aspectos que nos acercarán al equilibrio emocional.

valor de la amstad uno mismo

Tener amistades sanas y satisfactorias implica realizar un viaje a nuestro interior para conocernos y mejorar la relación que tenemos con nosotros mismos.

Cuando seamos nuestros mejores amigos y aprendamos a respetarnos, priorizarnos, escucharnos, perdonarnos y dejar de juzgarnos a nosotros mismos, seremos capaces de proyectarlo hacia afuera y estaremos preparados para relacionarnos de una mejor manera.

Cultivar la amistad con uno mismo es la mejor manera de contribuir a nuestro bienestar emocional. Aprender a convivir, a establecer y conservar amistades, es un aspecto muy importante del crecimiento personal, que repercute en nuestro bienestar físico y emocional.

Por tanto, la clave para lograr amistades saludables que contribuyan a nuestro desarrollo y nuestro bienestar no es preguntarnos “¿Qué tipo de amigos quiero tener?”, sino ¿Qué tipo de amigo/a estoy dispuesto a ser para los demás?.



Comparte en los comentarios si te ha resultado interesante este artículo y compártelo a quien creas que puede resultarle útil esta información. ¡Gracias por tu interés!

Si te ha gustado, compártelo

¿Quieres especializarte?

Diplomado en Bioneuroemoción®
¿Quieres que te llamemos?
Valoración de los visitantes:
Rated 2.5 out of 5
2.5 de 5 estrellas (basado en 28 reseñas)
¿Quieres valorar este artículo?

Diplomado en Bioneuroemoción®

Comentario
  • Hola me encanta este tema , lo e leido todo gracia esta super completo, es verdad debe uno ser amigo primero de uno mismo me encanta.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Enric Corbera Institute.

© Enric Corbera Institute.