Ser padres: una aventura de autoconocimiento y amor

26 julio 2023

Ser padres es una experiencia transformadora, una travesía de belleza y complejidad que nos despierta un amor profundo.

Desde el momento en que nos convertimos en progenitores nuestras vidas se entrelazan con las de nuestros hijos. A medida que crecen y evolucionan, nos vamos enfrentando a nuevos desafíos que, en ocasiones, nos hacen cuestionar nuestra capacidad para darles el apoyo que necesitan.

¿Te cuesta comunicarte con tus hijos? ¿cada día es más difícil entender sus reacciones y actitudes?

Tomar conciencia de nuestros aprendizajes y creencias nos permitirá transformar la manera en que nos percibimos como padres y cómo nos relacionamos con nuestros hijos. Comprenderlos y re-conocernos a través de ellos es una llave poderosa que abre las puertas hacia una comunicación más profunda y significativa.

 

Cómo nuestra infancia moldea nuestra forma de ser padres

Cada proceso parental es único, pero todos tienen factores en común. Nunca nos enseñaron a ser padres ni tampoco se lo enseñaron a nuestros padres ni a los suyos.

Es decir, aprendemos a serlo a cada instante y, para poder hacerlo desde la libertad emocional, es fundamental identificar y trascender los condicionamientos inconscientes que traemos de nuestra propia niñez.

Es un llamado a reencontrarnos con el niño y adolecente que un día fuimos y, a su vez, reconocer y abrazar al ser que un día cumplió con nosotros el rol de padre o madre.

 

«La paternidad es una de las mayores aventuras en la que cualquier persona puede embarcarse. Es un viaje lleno de desafíos, pero también de grandes recompensas.»

Mark Twain

 

Revisar nuestro pasado: un camino hacia una paternidad consciente

Todos hemos sido niños y hemos vivido experiencias donde nos sentimos más o menos amados y atendidos. Al observar nuestra niñez podemos darnos cuenta de cuáles son las historias que pudieron influir en el tipo de madre o padre que somos o llegaremos a ser.

A pesar de nuestras buenas intenciones, si no logramos equilibrar la balanza entre la lealtad a la familia y nuestra autonomía, el conflicto surge. Si no hacemos el trabajo de introspección que nos permita ir madurando e independizarnos emocionalmente de nuestros padres, es posible que proyectemos en nuestros hijos aquello que aún no hemos sanado en nuestro interior.

 

 

Ejemplos: Experiencias de infancia y su impacto en la crianza actual

Es común que las experiencias que vivimos en la infancia influyan en la forma en que nos comportamos como padres.

Hombres y mujeres que de adolescentes no pudieron terminar sus estudios para ayudar a su familia se vuelven intransigentes con las calificaciones de sus hijos.

Personas que vivieron el exceso de autoridad en casa no ponen límites a los hijos.

Una madre que de pequeña quiso ser bailarina obliga a su hija a que baile, cuando en realidad la niña quiere jugar al fútbol.

Cuando atendemos nuestras necesidades a través de nuestros hijos o los tratamos únicamente de la forma que nos hubiera gustado que lo hagan nuestros padres, corremos el riesgo de perder de vista la individualidad del ser que tenemos enfrente. De este modo no estamos impulsando a nuestros hijos para que vivan su propia vida, sino la nuestra.

 

«Los hijos no son una posesión, sino un regalo que nos ha sido confiado para cuidar y guiar en su camino hacia la vida.»

 John C. Maxwell

 

Educar con conciencia

La especialista en educación Marta Butjosa, quien también es madre, nos plantea una pregunta fundamental:

¿Y si tus hijos no fueran tuyos? Y si se nos hubiera confiado su educación por un tiempo, ¿haríamos lo mismo que estamos haciendo?

 

  

 

Nos propone ser conscientes de que “como padres, la realidad que observamos no es ‘la realidad’, es nuestra realidad”. No podemos confundir nuestra experiencia con la de nuestros hijos e hijas.

Nos dice que el primer paso para relacionarnos con ellos es ser responsables de nosotros mismos. De esta manera no les cargaremos con “nuestros temas pendientes” y les podremos permitir ser como son y desplegar al máximo su personalidad, sus talentos y su vida.

 

“En lugar de comprar a tus hijos todas las cosas que nunca tuviste, deberías enseñarles todas las cosas que nunca te enseñaron.”

Bruce Lee

 

Enseñar a los hijos sí, aprender de ellos también

Es lógico que como padres seamos responsables de educar a los hijos, pero ¿te has preguntado qué puedes aprender de ellos? Sin importar la edad que tengan, todos tienen algo para enseñarnos.

Por lo general, aquello que nos molesta de ellos es, precisamente, algo que necesitamos integrar y aplicar en ese momento de nuestras vidas. Las conductas que juzgamos suelen ser aquellas que no nos permitimos porque no eran bien vistas o aprendimos a ocultar por no perjudicar a alguien en la familia.

 

 

Comprender a los hijos reconociendo nuestra sombra en ellos

Aumentar nuestro nivel de comprensión depende de cuán dispuestos estemos a escuchar sin juzgar y sin buscar cambiar a los demás. Es fundamental establecer una comunicación empática, asertiva y eficaz con los hijos, pero sobre todo con nosotros mismos.

Para comprender esto podrías preguntarte ¿qué hace tu hijo/a que te disgusta? ¿Cuál es esa conducta que te altera, juzgas o no puedes comprender?

A modo de ilustración, si te fastidia que tu hijo/a no quiera ir a reuniones familiares, observa qué te sucede a ti para no permitirte faltar a dichas reuniones.

Este ejemplo es solo una muestra de cómo un comportamiento que juzgas puede ser la guía que necesitas o una invitación a que examines si lo que piensas y lo que sientes está alineado con lo que haces. Es decir, aquello que más nos molesta de nuestros hijos e hijas es una oportunidad para recuperar la coherencia interna.

¿Qué comportamiento no te permites y mantienes en la sombra?

 

 

Permitirnos escuchar a nuestro corazón y ser genuinos, aunque esto signifique pensar diferente que la familia, es el mayor regalo que podemos dar a nuestros hijos. Porque les damos el ejemplo y el permiso implícito de que hagan sus propias vidas y no busquen repetir nuestras experiencias.

 

El regalo que nos ofrece la aventura de ser padres

Buscar comprender a nuestros hijos en todas sus etapas es una maravillosa oportunidad para conocernos y una invitación continua a trascender nuestras propias limitaciones y miedos.

Ser padres es una aventura que nos invita a abrazar un continuo estado de incertidumbre y, a su vez, a desarrollar la confianza en nosotros mismos y en la vida.

Por lo mismo, una forma de ver la vida es reconocer que ante cualquier adversidad, siempre habrá un don, una virtud esperando a ser descubierta para poder ser mejores padres.

 

En este podcast Enric Corbera habla acerca de la importancia de cultivar una actitud abierta e inocente para atravesar la incertidumbre ¿Estás dispuesto/a a soltar el control y permitir el cambio y el crecimiento en tu vida?

 

En este video Enric Corbera nos invita a reflexionar sobre la relación entre padres e hijos. ¿Sabes en qué te potencian y en qué te limitan tus padres?

 

Si quieres conocer más acerca del método de la Bioneuroemoción y cómo aplicarlo, tanto personal como profesionalmente, para aumentar el bienestar emocional, síguenos en nuestras redes sociales: YouTube, Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn.

 

Comparte en los comentarios si te ha resultado interesante este artículo y compártelo a quien creas que le puede resultar útil esta información. ¡Gracias por tu interés!

Si te ha gustado, compártelo

Claves para mejorar tu relación de pareja

Comentario

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Enric Corbera Institute.

© Enric Corbera Institute.