Quitarse un peso de encima

Quitarse un peso de encima

Además del metabolismo, la dieta o el ejercicio, los factores emocionales son un factor fundamental para explicar las variaciones que observamos en nuestro peso.


Sabemos que la comida, además de ser el sustrato con el que nos alimentamos, también tiene un significado simbólico. Aspectos como la sensación de hambre, preferir un tipo de alimento u otro, la velocidad del metabolismo de cada cual o incluso las alergias y hábitos alimenticios, tienen un correlato emocional de gran relevancia que nos puede ayuda a comprender de qué forma se relaciona con el ambiente emocional del cual también nos «nutrimos».

La Bioneuroemoción entiende el cuerpo como un perfecto medio de comunicación entre la persona, su conciencia y el entorno. En este sentido, es especialmente relevante el ambiente emocional que la persona vive cuando experimenta variaciones significativas en su peso, puesto que nuestro cuerpo reacciona para adaptarse a una situación que percibimos como estresante.

Aumentar o disminuir de peso tiene una función mucho más profunda de lo que creemos. 

Por ejemplo, en los casos donde una persona manifiesta obesidad desde el nacimiento, podemos analizar tanto el ambiente emocional del embarazo de su madre como la historia familiar detrás de esa persona. Ahí podemos encontrar pistas que nos podrán ayudar a comprender el sentido de su expresión corporal. Si la persona sigue expresando un sobrepeso en la actualidad, habrá que prestar especial atención a las conductas o creencias que la persona sigue manteniendo. No hay que olvidar que la estructura inicial marca la experiencia, pero a su vez la experiencia reafirma la estructura. Por eso, para trascender los conflictos asociados con nuestra estructura familiar, podemos empezar por cambiar aquellas creencias y comportamientos que nos hacen sentir incoherentes.

Paralelamente, es interesante localizar en el ambiente emocional posibles situaciones percibidas como una amenaza, por ejemplo, pensar que en el futuro nos va a faltar algo, que debemos de encargarnos de todo nosotros mismos, o que debemos acumular recursos para poder llegar a solucionar ciertos problemas.

Desde la Bioneuroemoción, sugerimos que nuestro cuerpo nos ofrece una «solución» a un estrés que podemos estar viviendo. Lo que nos pasa, aunque nos moleste, habla de nosotros mismos. Sabemos que el cuerpo humano reacciona no solamente a estímulos materiales sino también a estímulos simbólicos. Carl Jung ya decía en su libro «El hombre y sus símbolos»: “(…) Las reacciones físicas son solo una forma en que los problemas que nos inquietan pueden expresarse inconscientemente”. Es importante analizar la historia de cada persona, puesto que cada uno de nosotros tiene su propia idiosincrasia que le hace percibir una situación como estresante.

CONCLUSIÓN

No solo nuestro peso, sino toda nuestra conducta alimentaria en general, tiene condicionamientos inconscientes que la supeditan. Hay personas a las que «les engorda el aire» y otras comen tanto como quieren y no consiguen subir de peso. Ya que tanto el metabolismo como las conductas relacionadas con la alimentación están tan ampliamente relacionadas con las emociones, es fundamental preguntarse qué ambiente emocional vivo y de qué forma se está expresando en mi corporalidad.

El ejercicio y la dieta son fundamentales para tener control sobre nuestro peso, pero también es fundamental cuidarnos emocionalmente para que todo lo demás funcione de la forma más eficaz posible. Además, si entendemos el cuerpo como un sistema de comunicación, además de centrarnos en conseguir el peso ideal para nosotros, podemos usar la información que está expresando para hacer un ejercicio de introspección que nos permita conocernos más en profundidad. Nuestro cuerpo es siempre nuestro mejor aliado.

“Haz que tu alimento sea tu medicina, y tu medicina tu alimento”.

Hipócrates.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

La eyaculación precoz

12 Diciembre 2017

El factor psicológico suele estar presente en la mayoría de las disfunciones sexuales, sobre to...

Somos colaboradores

19 Julio 2016

  El ser humano es sociable y cooperativo por naturaleza. No obstante, vivimos en una sociedad...

La mente no es el pensamiento

15 Septiembre 2016

Si solo conocemos nuestra propia mente ¿cómo podemos separarla de nuestros pensamientos? – David Boh...