La autoindagación: aprender a reconocer lo que somos

09 junio 2022

Muchas veces se habla de autoindagación como medio básico para conocernos mejor a nosotros mismos pero, ¿qué es realmente? ¿Cómo podemos llevarlo a cabo? 

En este artículo te explicamos en qué consiste este proceso de autoconocimiento, clave para hacer consciente lo inconsciente y, por lo tanto, para desarrollar nuestra libertad y coherencia emocional.

 

Tomar Conciencia – Enric Más cerca

En este video, Enric Corbera explica a través de ejemplos prácticos cómo se llega a tomar conciencia y cómo nos beneficia.

 

https://www.youtube.com/watch?v=1UCzc8n78_g

El poder de la Autoindagación 💡 Conferencia de Enric y David Corbera

En esta Conferencia impartida por Enric y David Corbera, se detalla en qué consiste el proceso de autoindagación, qué implicaciones tiene en la vida cotidiana y cómo podemos aplicarlo para comenzar a ser creadores y protagonistas de nuestra propia vida.

 

¿Qué es la autoindagación?

Cuestionarse y responsabilizarse de la propia experiencia vital

La autoindagación es un acto de observación mediante el cual podemos comprender que lo que tenemos delante funciona como un espejo.

Consiste en cuestionar nuestra percepción y nuestra “verdad”. Para empezar a autoindagarnos, es esencial dejar de señalar a otros como responsables de lo que nos pasa y, así, dejar de buscar justificaciones y explicaciones fuera de nosotros: 

Este acto de girar el foco hacia nosotros mismos, comprendiendo que todo lo que percibimos tiene que ver con nuestro estado interno, implica pasar de un enfoque dual a uno advaita (no dos) y así poder comenzar a escuchar el mensaje que trata de transmitirnos la vida.

 

Profundizar en nuestra mente

Sería como bucear por dentro de nuestra mente para llegar a comprender que nuestra información no sólo surge de las experiencias de nuestra vida, es decir, de nuestros recuerdos y de nuestra forma de interpretar esos recuerdos, sino que también nos remite a memorias familiares

La mayoría de las veces, no tenemos las experiencias vividas por nuestros antepasados tan presentes, bien porque no conocemos los sucesos ocurridos en nuestra historia familiar o bien porque, aún conociéndolos, no los relacionamos con los conflictos que vivimos en la actualidad. 

La autoindagación también nos lleva a comprender que nuestro comportamiento, sentimientos y reacciones emocionales responden a un inconsciente colectivo que va más allá de la familia y habla de la sociedad en la que hemos nacido.

 

Autoindagacion

 

La autoindagación nos guía hacia nuestro equilibrio interno

La autoindagación nos guía hacia nuestro equilibrio interno pues nos invita a tomar conciencia de que la experiencia que vivimos es perfecta. Cuando decimos que algo es perfecto nos referimos a observar la realidad sin posicionarnos ante ella, es decir, sin valorar si lo que sucede es bueno o malo. 

Este es uno de los pasos más importantes para aprender a autoindagarnos, justamente porque estamos muy acostumbrados a evaluar y juzgar los acontecimientos de nuestra vida en función de si creemos que nos son o no convenientes.

Podemos detectar cuánto nos estamos posicionando ante un suceso cuando hablamos de lo que otros han hecho en lugar de lo que sentimos nosotros mismos, o si justificamos nuestra actuación. Cualquiera de estos dos comportamientos pone de manifiesto nuestra sombra, aquello que no estamos dispuestos a asumir como propio. 

 

Desarrollar una mirada de comprensión 

Empezar a autoindagarnos es reconocer que con la historia que nos contamos estamos tapando la información inconsciente que realmente nos condiciona. Cada vez que practicamos la autoindagación nos vamos desprendiendo de maneras de pensar, sentir y actuar que hemos aprendido pero que ya no nos benefician. 

Sólo el hecho de cuestionarnos continuamente nos permite desarrollar una mirada de comprensión sobre nuestro mundo. Nos aleja de nuestros juicios e interpretaciones y nos acerca a una mente inocente

Desde la inocencia podemos observar las polaridades como fenómenos naturales igual que la noche y el día, el verano y el invierno, etc. Así, cuando nos suceda algo que podamos considerar un exceso o un defecto sabremos trascenderlo para regresar al equilibrio.

 

Autoindagacion

 

Aprender a autoindagarnos

Nuestros estados emocionales no tienen una causa externa

Imagina por un momento que estás viendo la televisión, de repente aparece una noticia que te disgusta y comienzas a sentir irritación o molestia.. ¿Dónde crees que está la causa de tu malestar?

En este momento surgen dos opciones, creer que nuestro malestar viene de fuera, de las actitudes o comportamientos que vemos en la noticia o bien que, a un nivel más profundo, hay una parte de nosotros que reacciona frente a esa información afectándonos emocionalmente. 

En este punto conviene señalar la diferencia entre el «yo pensante» – esa voz que escuchamos dentro de nosotros,que juzga y opina,y está muy relacionada con el ego – y el «yo observador» – que es quien escucha u observa esa voz -. 

A través de este «yo observador» podemos ver cómo piensa el «yo pensante», y darnos cuenta que, en realidad, esos pensamientos y ese juicio nos llevan a experiencias de nuestra vida que proyectamos en la noticia en cuestión. 

Esto es lo que habitualmente nos molesta o nos duele, nuestra percepción, no lo que vemos fuera.

 

«Nuestra percepción de los hechos está más deformada por el peso de nuestras emociones que por la débil influencia de los datos que poseemos. Todo el alcance de nuestro conocimiento, o de nuestra imaginación, no va más allá de nuestras ideas, limitadas a nuestras vías de percepción.»

Locke, 1924

 

Autoindagación

 

La Bioneuroemoción y la autoindagación 

Detectar la incoherencia interna

La Bioneuroemoción parte desde cualquier aspecto conflictivo de la vida de la persona para realizar una indagación en su inconsciente y descubrir las incoherencias que influyen en su manifestación. 

Por eso da respuestas no sólo a las cuestiones físicas, sino también a las dificultades interpersonales, sociales, laborales y, en definitiva, a todas las situaciones que se puedan dar en la vida de una persona.

 El resultado de la autoindagación es siempre una nueva comprensión que aumenta nuestro nivel de autoconciencia y favorece la paz mental.

 

 

“Las sensaciones no son parte de ningún conocimiento, bueno o malo, superior o inferior. Son, más bien, provocaciones incitantes, ocasiones para un acto de indagación que ha de terminar en conocimiento.”

John Dewey.

 

3 pasos sencillos para comenzar a autoindagarnos

Si estás experimentando un conflicto con tu pareja, con algún familiar, con amigos, etc.,  o tienes problemas en el trabajo, relacionados con la actitud de alguien, estos son los pasos que puedes dar para observar qué estás proyectando en los demás, lo cual te permitirá conocerte mejor y acceder a nuevas soluciones.

1- Observar sin juzgar, sin posicionarse

Identifica una situación de conflicto concreta con la persona que hayas elegido. Describe lo que sucede de una manera objetiva: ¿Qué está sucediendo? ¿Qué hace o dice la otra persona? ¿Qué haces o dices tú? 

Pon especial atención en no hacer valoraciones ni juicios, céntrate en los hechos. Hacer esto te permite diferenciar entre lo que sucede objetivamente y tu interpretación.

 

«No es lo que ha sucedido lo que molesta a un hombre, dado que lo mismo puede no molestar a otro. Es su juicio sobre lo sucedido.»

Epicteto

 

2- Aplicar la conciencia de unidad

Todo lo que nos altera emocionalmente refleja nuestro estado interno y habla de nuestra información inconsciente, sino esa experiencia no supondría un conflicto para nosotros. 

Aplicar la conciencia de unidad implica comprender que lo que nos afecta no es lo que sucede, sino lo que nosotros estamos interpretando, y lo hacemos en base a nuestras creencias y aprendizajes.

Te puedes preguntar: ¿Cómo estoy interpretando esta situación? Por ejemplo, puedes sentir que la otra persona no te respeta, que te juzga, que se aprovecha, que no te tiene en cuenta, etc. 

Desde la perspectiva de la conciencia de unidad podemos hacer el ejercicio de invertir el pensamiento y preguntarnos: ¿De qué manera no me estoy respetando?, ¿Qué juzgo en mí?, ¿Qué límites no estoy poniendo en mi vida?, ¿Tengo en cuenta mis prioridades?, etc.

 

«Si quieres conocerte, observa la conducta de los demás. 

Si quieres comprender a los demás, mira en tu propio corazón.»

Johann C. Fiedrich von Schiller

 

3- Aprender de tus proyecciones

Toda situación que nos genera conflicto contiene la semilla de un aprendizaje que necesitamos realizar, y en aquello que juzgamos se encuentra el mayor tesoro.

Puedes preguntarte: ¿Qué puedo aprender de esta situación? ¿Qué puedo aprender del comportamiento de la otra persona? 

Quizás hemos interpretado que la otra persona es egoísta porque siempre va a la suya. En este caso, el aprendizaje tiene que ver con priorizarse más a uno mismo, es decir, con tener una actitud más egoísta (lo que hemos juzgado) que nos permita responsabilizarnos de nuestro propio bienestar.

 

 

La autoindagación como hábito para la salud emocional

Puedes realizar un proceso de autoindagación en cualquier situación que te mueva emocionalmente, que te moleste o te preocupe y, especialmente, con los conflictos que se repitan en tu vida habitualmente. 

Cuanto más te observes y te cuestiones, más te conocerás y podrás elegir no repetir patrones de pensamiento y comportamiento aprendidos que te perjudican actualmente. 

La Bioneuroemoción® ofrece herramientas y estrategias para poder retomar la responsabilidad de nuestra vida y trascender el papel de víctimas, para convertirnos en adultos emocionales y en los capitanes de nuestra vida.

Convierte la autoindagación en un hábito, dedícate un rato cada día, siéntate con una libreta o ponte frente al espejo. Cuestiónate, desafíate a ti mismo/a para conocerte en profundidad, superar tus limitaciones y realizar los cambios necesarios para crear la vida que deseas.

 

Si te ha gustado, valora el artículo ♥, comparte y comenta lo que sientas. Te leemos.

Si te ha gustado, compártelo

¿Quieres especializarte?

Diplomado en Bioneuroemoción®
¿Quieres que te llamemos?
Valoración de los visitantes:
Rated 4.9 out of 5
4.9 de 5 estrellas (basado en 65 reseñas)
¿Quieres valorar este artículo?

Diplomado en Bioneuroemoción®

Comentarios (2)
  • Siento que la auto-indagación es la herramienta mas importante para comenzar hacer los cambios, pero considero que es lo mas difícil para mi y eso me dice porque no se bien como hacerlo . Recién en este ultimo contenido aprendido siento que lo empecé a incorpora la técnica de manera mas consciente. Supongo que también existe una resistencia . Y lo que resiste persiste no?.
    Vamos que se puede !!!!! gracias infinitas .

  • Con esta herramienta voy sintiendo que gran parte de lo que me conté de la vida como adulta y de los conflictos, son más bien temas de la infancia que había olvidado o reprimido.
    Gracias!

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Enric Corbera Institute.

© Enric Corbera Institute.