3 consejos para construir un amor sano con tu pareja

14 Noviembre 2017
3 consejos para construir un amor sano con tu pareja

Siempre estamos con quien debemos estar. Cuando tenemos pareja estamos con la persona que nos va a permitir conocernos a nosotros mismos.


1. Atención a lo que nos enamora.

Lo hemos vivido todos. Conocemos a alguien y tenemos una sensación en el estómago, como si tuviéramos mariposas, y le decimos a la amiga o al amigo: «Me acabo de enamorar». La mente necesita ponerle una etiqueta a la sensación física. Aquello que nos enamora y que no tiene “explicación” está en relación directa con nuestros programas inconscientes. Decimos que nos enamoramos cuando resonamos profundamente con la información de otra persona.

Sin embargo, los aspectos que inicialmente nos enamoran son los que más adelante no soportamos y nos molestan. Bien porque no los acabamos de integrar en nosotros y los juzgamos o bien porque ya los hemos integrado y consideramos que no necesitamos a esa persona para seguir nuestro camino. Tomar conciencia de esto no significa tener que dejar a la pareja, al contrario, también podemos optar por evolucionar con ella. 


2. Ser coherente.

Vivir poniendo atención a si lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos va en la misma dirección. La Bioneuroemoción nos propone evitar hacer cosas que no nos gustan por querer complacer al otro o, lo que es lo mismo, evitar empezar a hacer cosas que no nos gustan sólo porque creemos que así el otro va a querer estar con nosotros. Es importante mantener la individuación, darnos permiso para seguir siendo nosotros mismos compartiendo la vida al lado de alguien que, a su vez, se da permiso para seguir siendo él o ella misma.

Si en algún momento detectamos que esto no es así, nos podemos preguntar ¿Qué es una pareja para mí? ¿Para qué queremos una pareja? ¿Para no estar solo? ¿Para no estar sola? ¿Para no aburrirnos? ¿Para tener a alguien que nos cuide?, etc. Es fundamental cuestionarnos continuamente para detectar nuestras propias incoherencias, así, dejaremos de querer cambiar al otro para centrarnos en nuestra propia evolución.


3. Vivir en conciencia de unidad.

Si pensamos que la otra persona viene a llenar nuestras carencias seguiremos con ellas y cuando no tengamos al otro vamos a sufrir. En cambio si la persona que está a nuestro lado nos complementa, eso nos beneficia porque nos enseña algo que tenemos que aprender e integrar. Entonces, la otra persona es nuestra bendición y no nuestra desgracia.

Cuando vivimos desde la conciencia de unidad dejamos de vivir en la proyección para empezar a vivir en la extensión. Es decir, comprendemos que no hay dos, sino una unidad que se complementa. Siempre estamos frente a nosotros mismos. De esta manera podemos dejar de ser lo que pensamos que somos para darnos la oportunidad de ser lo que somos.

Cuando nos enamoramos lo primero que queremos es poseer al otro, y cuando creemos que lo tenemos empezamos a tener miedo a perderlo o a perderla, entonces nos descubrimos posesivos. Esa es la primera muestra de la carencia de amor hacia uno mismo. El auténtico amor no ata a nadie. No quiere poseer. El amor más libre es vivir con alguien el momento presente, sin rencores por el pasado, ni miedos por el futuro; sino con agradecimiento hacia la otra persona, por compartir la vida y ayudarnos a conocernos mejor a nosotros mismos.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

La igualdad no tiene género

08 Marzo 2018

Parémonos a pensar en la complejidad, hoy en día, de ser mujer. Muchas mujeres no quieren repetir el...

El origen del universo es la mente

02 Diciembre 2016

A lo largo de la historia la ciencia, instaurada de forma universal, ha visto cómo ideas previamente...

Una emoción aflora siempre

09 Junio 2016

“Una emoción aflora siempre, ¡siempre!, tarde o temprano, de un modo u otro” Alexandre Gironell, neu...

#EligeNoRepetir
Descubre más
touch