¿Manipulamos inconscientemente?

14 Mayo 2021 - Relaciones interpersonales
¿Manipulamos inconscientemente?

¿Eres consciente de tu forma de manipular a los demás? ¿Te sientes manipulado/a en tu vida? ¿Qué significa realmente y cómo podemos identificar los diferentes tipos de manipulación?

El origen histórico del significado de la palabra “manipulación” se remonta a la antigua Roma, donde con fines militares se hablaba de “puñados” de hombres a quien dirigir en la batalla. El “manípulo” era una parte de la legión a quienes había que manejar con facilidad para conseguir los diferentes objetivos que se planteasen. Hoy día relacionamos manipular como atentar contra la libertad individual de una persona, pero ¿qué implica realmente este concepto en nuestras vidas?

Nuestra realidad cotidiana está repleta de diferentes formas de manipulación, ya sea directa o indirectamente, consciente o inconscientemente. Todos manipulamos y somos manipulados. Un ejemplo sencillo que puede ayudarnos a comprender mejor este concepto es el uso que damos a las redes sociales: elegimos la foto donde mejor aparecemos, realizando aquello que deseamos que los demás vean, tratando de construir un concepto sesgado de nosotros mismos en la mente de los demás.

La manipulación es un atributo inherente al ser humano y es inseparable de su naturaleza social.

Los estudios de la teoría de la mente realizados por Wimmer y Perner sugieren que aprendemos a manipular cuando tenemos solo 4 años. La acción de manipular se convierte en un hábito subconsciente a medida que vamos madurando, se emplea para comprender los estados mentales de los demás con la intención de modificar su conducta. Esta capacidad es un aspecto fundamental para desarrollar la inteligencia social, lo cual es la base de la que depende el éxito de nuestras interacciones sociales.

El peligro de la manipulación es cuando acaba por transformarse en norma y supone la base de nuestras relaciones sociales: la sutil diferencia entre manipular y educar, entre manipular y convencer, entre manipular y conquistar románticamente a alguien depende del estado de conciencia con el que se lleva a cabo y, sobre todo, con nuestra capacidad para identificar la intención que subyace a nuestra conducta.

La manipulación es necesaria e inevitable, pero que sea beneficiosa o perjudicial depende de nuestro estado de conciencia.

Somos receptores y, al mismo tiempo, participantes del sistema de manipulaciones recíprocas al que pertenecemos. Paulo Coelho lo definía a la perfección en su obra “Adulterio”: “No somos lo que deseamos ser. Somos lo que la sociedad exige. Somos lo que nuestros padres decidieron. No queremos decepcionar a nadie; tenemos una inmensa necesidad de ser amados. Por eso ahogamos lo mejor de nosotros.” Al mismo tiempo, al vivir desde este sacrificio, desde esta mentalidad, replicamos lo mismo hacia las personas de nuestro entorno. Exigimos, demandamos, nos creemos en el derecho de sentirnos decepcionados cuando los demás no actúan conforme lo que habríamos deseado.

Manipulamos con silencios, con elogios, con recompensas y también con castigos. Condicionamos a los seres humanos que nos rodean para que sean como a nosotros nos gustaría y, en muchas ocasiones, obviando o ignorando cómo les gustaría ser realmente. Y esto es algo tan habitual y normalizado que ni siquiera nos damos cuenta. Aprender a respetar la libertad y la autonomía de los demás sólo tiene un camino, y es ser capaces de respetar la nuestra. El antídoto contra la manipulación es la autenticidad. Como decía Erich Fromm, ser capaces de decir “si” cuando el mundo querría oír un “no” y viceversa.



“El amor llega cuando la manipulación se detiene; cuando piensas más en la otra persona que en sus reacciones hacia ti. Cuando te atreves a revelarte por completo. Cuando te atreves a ser vulnerable”.

Joyce Brothers

Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

3 vías por las que recibimos nuestra herencia

21 Diciembre 2016

Heredamos inconscientemente un mecanismo de supervivencia creado por la naturaleza misma, una seria...

Vivimos desconectados, sin aceptarnos a nosotros mismos

05 Enero 2017

Estamos ensimismados. Y, al mismo tiempo no nos aceptamos. No encontramos la manera de conectar con...

La salud está en nuestras manos

21 Junio 2016

A finales de los años 80 del siglo pasado el Proyecto Genoma nació con el propósito de codificar la...