Cómo construir relaciones de amistad de calidad

15 junio 2022

A lo largo de las diferentes etapas de nuestra vida desarrollamos vínculos afectivos libres y espontáneos con personas que, en general, no pertenecen a nuestro ámbito familiar o laboral, los amigos/as. También nos integramos a grupos unidos por el afecto y la aceptación. Estas relaciones de amistad generan lazos de gran valor emocional.

De hecho, diversos estudios científicos han demostrado que aquellas personas que logran conectar más a nivel social y cultivan relaciones cercanas de calidad se autoperciben más felices, tienen mejor salud física y mental, y además, viven más tiempo.

¿Cuáles son las claves para tener relaciones de amistad saludables?

 

Enric y David Corbera explican 5 claves para poder enriquecer y mejorar las relaciones interpersonales que establecemos en los diferentes ámbitos de nuestra vida.

 

En este artículo veremos cómo los vínculos con nuestros amigos son reflejo del trato que tenemos con nosotros mismos y abordaremos algunas recomendaciones para desarrollar amistades que enriquezcan nuestra vida.

 


En este vídeo, Sara Pallarès comparte los beneficios de la amistad y ofrece algunas estrategias para relacionarnos con los demás de una manera óptima, aumentando así nuestro bienestar y felicidad.

 

La función de las relaciones de amistad

 

La amistad es un vínculo de reciprocidad entre personas basado en un afecto genuino que se expresa con confianza y libertad. Los amigos verdaderos se interesan mutuamente por su bienestar y se acompañan en las dificultades.

Es importante ser un buen amigo para poder desarrollar buenas amistades, pero no abunda la educación emocional en ese sentido, por lo que puede resultar desafiante reflexionar sobre el tipo de amigo/a que somos y sobre la manera en que construimos en nuestro interior las condiciones para ofrecer calidad en esta peculiar relación.

 

relaciones de amistad espejo

 

Cambiar el foco de atención de nuestros amigos a nosotros

Estamos acostumbrados a fijar nuestra atención en lo que nos rodea más que en nosotros mismos, por eso, señalamos más fácilmente aquello que esperamos recibir de los demás en vez de preguntarnos qué tipo de persona estamos dispuestos a ser en nuestras relaciones interpersonales.

Para afrontar este hábito, desde la Bioneuroemoción proponemos desarrollar la autoconciencia, esa capacidad de conocer nuestros patrones de funcionamiento ya que, solo mejorando la relación con nosotros mismos podremos relacionarnos con los demás de una manera óptima y, de esta manera, mejorar nuestras relaciones interpersonales.

 

 

¿Por qué tenemos los amigos que tenemos?

El porqué elegimos determinadas relaciones de amistad en lugar de otras no es, en general, una elección consciente. Sin embargo, como en todas nuestras relaciones, también en este ámbito nos vinculamos con aquellas personas que resuenan con nosotros. 

El principio de la proyección desarrollado por la psicología indica que proyectamos en el otro características que son propias, pero de las cuales no somos conscientes. Sí las podemos reconocer en los demás es porque forman parte de nosotros, aunque la única manera en que la podemos ver es a través de ellos. 

En tal sentido, no vemos las cosas como son, sino que siempre las estamos interpretando y, por eso, también tenemos un preconcepto de cómo deben ser las relaciones. Todo aquello que percibimos en los demás se basa en las creencias que residen en nuestra conciencia.

Con los amigos también equilibramos las polaridades, por lo que atraemos a nuestro círculo de amigos gente muy parecida a nosotros o, justamente, mucho más diferente, creándose una complementariedad. 

Por ejemplo, cuando una persona que desempeña en su vida el rol de cuidador se hace amiga de personas desatendidas (que muestran la polaridad complementaria a la suya), o bien, con personas que también tienen la tendencia de cuidar de los demás (mostrando la misma polaridad).

Por lo que observamos, si es a través de los vínculos que repetimos o reparamos aspectos de nuestra historia, nuestros amigos pueden ser grandes maestros. Ellos nos permiten ver nuestra información inconsciente, lo que nos puede impulsar a trascenderla.

 

“Quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro”

Eclesiástico 6:14

 

Ahora bien ¿cómo podemos cultivar relaciones significativas de manera consciente?

 

Premisas para construir relaciones de amistad de sanas

 

El tipo de amistades que tenemos hablará de nosotros mismos. No se trata de que sean relaciones perfectas, sino de que formemos vínculos sólidos, que nos nutran y nos impulsen a conocernos y dar lo mejor de nosotros.

Aquí enumeramos algunos factores que pueden ayudarnos a transformar nuestras amistades en relaciones de calidad.

 

“Un amigo es un regalo que uno mismo se da”

Robert Louis Stevenson

 

Crear espacios emocionales asertivos

Esto significa generar ámbitos donde cada uno puede permitirse expresarse como realmente se siente, sin disfraces y sin temor a ser juzgado. Donde la espontaneidad y la libertad sean la regla, las cuales no requieren de estridencias y es el silencio de una mirada el que alcanzan para confirmar ese espacio de bienestar.

 

relaciones de amistad grupo

 

“La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad”

Francis Bacon

 

Ser auténtico para tener amistades verdaderas

Ofrecer al amigo la verdadera versión de uno mismo, sin esforzarse para ser de cierta manera con el fin de satisfacerlo. Si uno no se muestra tal como es, tampoco se le está dando al otro la oportunidad de que sea auténtico, con lo cual se generan relaciones superficiales y vacías. Cuando no nos relacionamos desde lo que realmente somos, en realidad seguimos solos.

Si tú te conoces a ti mismo lo suficiente como para no sentir miedo de mostrarte tal como eres, tu amigo/a te podrá aceptar porque tú te has aceptado primero. Cuanto más inseguro te sientas, más se expresa esto en tu entorno. Por eso el viaje siempre es hacia adentro para luego ir hacia afuera.

La autenticidad guarda otro desafío, implica que cada uno muestre partes de sí mismo que el otro no había conocido, con lo cual la relación puede cambiar. Será la oportunidad de que el tipo de lazo que los une evolucione.

 

“No puede haber amistad donde no hay libertad”

William Penn

 

Desarrollar la compasión

Una de las claves para mantener relaciones de amistad a largo plazo es comprender los estados del otro, sus circunstancias, deseándole siempre lo mejor. Pero para que esta sea una actitud sincera y profunda, debe basarse en la experiencia de comprendernos y perdonarnos a nosotros mismos.

Este cambio de percepción que propone la Bioneuroemoción también implica no tomar nada personal porque no sabemos el proceso interno en el que se encuentra nuestro amigo/a, quien solo espera nuestro respeto y acompañamiento, y muchas veces en silencio.

Cuántas veces nos habrá pasado necesitar posponer la respuesta de un WhatsApp o silenciar un grupo de amigos porque solo necesitábamos una pausa. Esto no tenía que ver con ellos sino con lo que estábamos transitando en nuestro interior.

 

“Algunas veces ser un amigo significa ser maestros en el arte del tiempo. Hay un momento para el silencio. Un momento para dejar ir y permitirles a las personas que hagan lo que quieran con su destino. Y un momento para levantarse a recoger los pedazos cuando todo pase.”

Henry Ford

 

No depender de la aprobación de los mejores amigos

Hacernos responsables de nuestra propia felicidad y no ponerla en el otro. Es trabajar en uno mismo y reconocer el valor propio sin esperar que nuestros amigos/as sean los que confirmen nuestra autoestima.

Esto también significa mantener estas relaciones porque queremos y no porque las necesitamos, ya que esto daría lugar a una dinámica tóxica que genera dependencia. Darle demasiada importancia a lo que dicen los demás y buscar su conformidad suele enmascarar una comparación negativa, cuya otra cara son la envidia y los celos.

Además, esperar aprobación para reafirmar la propia valía quita libertad a que el otro nos quiera como puede o como lo siente. Y, paradójicamente, nos puede llevar a la soledad.

 

relacion amistad manos

 

Mantener el equilibrio en la relación de amistad

Es importante alcanzar un equilibrio entre el dar y el recibir, entre el hablar y el escuchar, entre el estar y el dar espacio para que cada uno pueda encontrarse consigo mismo. 

Si bien en una amistad damos de manera desinteresada, es necesario cuidar que esa energía fluya dentro de la relación y se transforme para regresar a nosotros de distintas maneras. Del mismo modo, es necesario saber poner límites porque si la relación pierde balance se vuelve tóxica para alguna de las partes.

Es frecuente ver a una persona verborrágica monopolizando las reuniones de amigos, sin dejar espacio para que otros puedan hablar o levantando el volumen de tal modo que no pueda haber más conversaciones  personales entre algunos de los presentes. 

Es necesario escuchar y ser escuchado aplicando la escucha activa y la empatía para crear buenas relaciones de amistad.


“Prestar atención al otro es la forma de generosidad más genuina y menos frecuente”

Simone Weil

No dar consejos si no los piden

Aunque nos consideremos grandes amigos, no somos nadie para meternos en la vida de los demás, juzgar sus hechos o sus vidas. Si amamos al otro, aceptaremos su proceso sin intromisión. 

La conciencia de unidad que proponemos desde la Bioneuroemoción remarca que en el otro siempre estamos encontrándonos a nosotros mismos, por lo que el respeto que tengamos hacia nosotros es el que se reflejará en los juicios que hacemos a los demás.

Si un/a amigo/a nos pide su opinión o su ayuda podremos dar el paso de ofrecerlo desde el profundo respeto y cariño que tenemos hacia nuestro propio camino interno, tan lleno de altibajos y aprendizajes.

 

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas”

Aristóteles

 

No pretender cambiar a los demás

Se trata de aceptar al otro como es –o como percibimos que es-, sin pretender cambiarlo ya que la única persona que tenemos derecho y la obligación de cambiar es a nosotros mismos. Si no nos permitimos cometer errores, nos culpabilizamos y no nos comprendemos, haremos lo mismo con los demás.

Con los amigos a veces somos manipuladores sutiles, les aconsejamos sin permiso, les sugerimos cierta forma de actuar, les pedimos información íntima innecesaria, los tratamos con palabras hirientes en nombre de una supuesta sinceridad. Ello esconde la pretensión de que sean de otro modo y, además, que nos comparamos con ellos.

Juzgar a otro es una práctica habitual. A veces lo llamamos opinar, otras directamente criticar. Reacciones tan típicas del ego impiden reconocer que cada uno tiene su camino, sus tiempos, sus derrotas, sus éxitos, sus fracasos y sus aprendizajes.

 

Conclusión

Una relación de amistad saludable es la que está cuando tenemos éxito y también cuando hemos fracasado, del mismo modo en que celebramos nuestros propios triunfos y nos tenemos paciencia en nuestros altibajos.

Las relaciones de calidad nos hacen sentir plenos y satisfechos, en ellas nos sentimos seguros y confiados de ser nosotros mismos y de estar rodeados de personas que nos aprecian y desean lo mejor para nosotros. Conseguirlas requiere una serie de compromisos con la autenticidad, el respeto, la confianza, el silencio y la distancia suficiente como para que la vida propia y la del otro evolucionen en libertad.

 

 

Recordemos que lo que recibimos nos muestra lo que somos. Por eso, si deseamos tener cerca a personas con quienes podamos construir relaciones afectivas sanas y que sumen a nuestra vida, es necesario cultivar en nuestro interior todo aquello que queremos ver y recibir de nuestros amigos.

 

Si te ha gustado el artículo, ayúdanos compartiéndolo para que llegue a más personas.











Si te ha gustado, compártelo

¿Quieres especializarte?

Diplomado en Bioneuroemoción®
¿Quieres que te llamemos?
Valoración de los visitantes:
Rated 2.8 out of 5
2.8 de 5 estrellas (basado en 27 reseñas)
¿Quieres valorar este artículo?

Diplomado en Bioneuroemoción®

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Enric Corbera Institute.

© Enric Corbera Institute.