La eyaculación precoz: ¿cómo influye el estado emocional?

08 noviembre 2022

La eyaculación precoz es una disfunción sexual masculina que experimenta al menos uno de cada tres hombres de todas las edades y culturas en algún momento de su vida.

Esta no solo afecta el desarrollo pleno de la vida sexual, sino también la capacidad de formar vínculos afectivos. Por lo tanto, tiene un gran impacto en la calidad de vida del individuo. 

El artículos da la oportunidad de profundizar sobre qué es y cómo influyen los estados emocionales en la aparición y el curso de este fenómeno, así como los aportes que el método de la Bioneuroemoción puede proporcionar al entendimiento del síntoma.

 


En este podcast, Enric Corbera habla de la influencia del factor emocional en las manifestaciones de nuestro cuerpo y cómo usarlo para potenciar nuestro bienestar físico y emocional.

 


En este Directo, David Corbera explica la relación que existe entre la salud emocional y los vínculos sentimentales que establecemos con la salud sexual.

 

Eyaculación Precoz: sintomatología y abordaje

¿Qué es la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz es una disfunción sexual que refiere a la incapacidad del hombre para controlar el impulso eyaculatorio, alcanzando el orgasmo antes de lo deseado. 

Consecuentemente, el hombre experimenta una sensación de insatisfacción por no haber podido prolongar el periodo de clímax durante el acto sexual y no haber cumplido las expectativas propias y/o de la pareja. 

Desafortunadamente, existen grandes discrepancias acerca de la definición científica del síntoma. Estas rondan principalmente en torno a cuál es la duración que debería considerarse “precoz”. Si ese tiempo debería ser desde antes o después de la consumación del coito, y la frecuencia con la que se debe experimentar para considerarse disfunción. (1)

Masters & Johnson (cit. en Ros et al. 2001) afirman que la eyaculación precoz es la disfunción sexual más frecuente en el sexo masculino, creyendo que entre 25 y 40% de los hombres presentan algún grado de esta disfunción.(8)

Un estudio realizado en Estados Unidos, señaló que la prevalencia aumenta desde el 30%, entre los 18 y 29 años, hasta el 55%, en hombres de 50 a 59 años.

“El deseo solamente sirve mientras se dirija hacia la 

acción que lo satisfaga»

Jorge Bucay

 

Tipos de eyaculación precoz

Existen distintos tipos de eyaculación precoz. Poder identificar con precisión la naturaleza del síntoma permitirá comprender su origen para poder afrontarlo con más recursos.

El momento de aparición de la disfunción determinará si es primaria, es decir si se ha presentado desde el inicio de la vida sexual del individuo, o adquirida si se ha desarrollado a partir de un momento biográfico puntual.

Por otro lado, existirán casos en los que se experimentará la precocidad de manera general, es decir, siempre, independientemente de las circunstancias. Y, habrá otros casos que serán situacionales: en un contexto particular o con personas determinadas.

Adicionalmente, estudios han demostrado que existe un tipo de eyaculación precoz que es puramente “psicológica”, es decir que el individuo tiene un desempeño sexual saludable, normal, pero subjetivamente se percibe disfuncional. (1) 

Por lo tanto, para el abordaje adecuado de esta disfunción es fundamental acudir a un especialista médico, pero sin olvidar las variables de tipo emocional que pudieran estar influyendo en su manifestación.

 

eyaculación precoz tipos

 

Causas emocionales de la eyaculación precoz

La eyaculación precoz se considera generalmente una disfunción multicausal,  ya que según el tipo de síntoma estará vinculado a causas biológicas y/o psicológicas. 

Las causas biológicas de la eyaculación precoz pueden estar relacionadas con niveles irregulares de hormonas, rasgos hereditarios, y, o, alteraciones orgánicas (disfunciones de los órganos sexuales, causas urológicas, etc.). Estas suelen ser la principal causa de eyaculación precoz de tipo primaria.

Sin embargo, en este artículo haremos hincapié en las causas psicológicas, que generalmente se atribuyen a la disfunción de tipo adquirida.  Pueden estar vinculadas a un estrés de relación interpersonal (conflicto con pareja, problemas de intimidad emocional); a una condición psicológica que afecte la salud psíquica del individuo (como lo es la depresión, imagen corporal negativa, entre otras). O bien, como consecuencia de un alto grado de estrés y ansiedad.(1) (4)

 

 

Atender el síntoma de manera holística

En muchas ocasiones la causa de la disfunción resulta difícil de determinar por la indefinida línea que existe entre los factores orgánicos y psicológicos debido a su constante interacción. 

Por este motivo, los especialistas generalmente recomiendan tratamientos multidisciplinares, con el propósito de atender el síntoma de manera holística e integral.(2)

Desde la Bioneuroemoción entendemos que tal como establece la Psiconeuroendocrinología, la salud sexual es reflejo de la salud física, y qué, a su vez, la salud física está influenciada por la salud emocional.(11) 

Por lo tanto, para poder mejorar el desempeño sexual resulta útil realizar un trabajo de autoindagación para identificar cuál es el desequilibrio emocional que puede estar influyendo en esta respuesta fisiológica.



Función y simbología de la eyaculación precoz

El sistema reproductivo humano tiene la función biológica de la reproducción para preservar la especie. La vida tiene como objetivo la vida y su sentido es la continuidad.

 

Sentido biológico del síntoma

Desde un punto de vista evolutivo, al igual que otros síntomas, la eyaculación precoz cumple una función biológica específica: la reproducción eficaz y la supervivencia.(6)

La ciencia ha observado que en el mundo animal, los machos de ciertas especies de felinos agresivos necesitan rapidez eyaculatoria para evitar que la hembra lo agreda. Por el contrario, las especies más corpulentas (como los elefantes), debido a su peso necesitan ser muy breves para no herir a la hembra. (6)

Así mismo, las especies más desprotegidas deben fecundar a las hembras en un tiempo mínimo, ya que durante el acto sexual disminuye el sentido de alerta y aumentan las probabilidades de ser atacados por depredadores.(6)

Aunque el ser humano presente un mundo psicológico más complejo que los animales, esta información nos permite apreciar el instinto de adaptabilidad al ambiente de la respuesta biológica.(13)

 

eyaculación precoz simbolismo

 

Sentido simbólico de la eyaculación precoz

¿Qué es aquello que el hombre percibe como amenazante del ambiente que provoca la eyaculación como respuesta fisiológica? En la mayoría de los casos, no se tratará de una amenaza real, sino de una amenaza simbólica.

Amenaza simbólica refiere a una información o estímulo percibidos que pueden no ser un riesgo para su integridad física. Pero que sí representan un peligro para el equilibrio psíquico del individuo. 

 

La ansiedad y la eyaculación precoz

Según los expertos, la ansiedad es considerada una de las principales causantes de la eyaculación precoz (1). Pero, ¿qué se entiende como tal? 

Un individuo puede experimentar ansiedad como respuesta a un miedo (ej.,sentirse inseguro con una persona o una situación del ambiente).

La ansiedad puede también presentarse como consecuencia de una incongruencia interna , una contradicción entre lo que desea hacer y lo que realmente hace (ej., el hombre está enojado con su pareja, pero siente culpa y decide no expresarlo).

Por último, existe lo que se denomina ansiedad de desempeño, es aquella que está estrechamente vinculada con las preocupaciones que invaden al individuo sobre las expectativas del acto sexual per se. (1)

Es por esto que desde la Bioneuroemoción proponemos incursionar el camino de la autoindagación para poder revisar qué información se ha percibido más o menos inconsciente como amenazante, ante la cual el organismo ha respondido desarrollando esta manifestación. 


La subjetividad del síntoma

Teniendo en cuenta todo lo visto hasta aquí podemos decir que es precisamente en la subjetividad del síntoma donde puede encontrarse el factor emocional que acaba por influir en su manifestación. Y, paradójicamente, será allí también donde se podrá encontrar la solución. 


Sentido Particular sobre la propia sexualidad

A diferencia de otros animales, el ser humano puede tomar conciencia sobre su propia sexualidad. Sin embargo, este proceso de significación no se produce de manera individual o aislada, sino que se construye dentro de un sistema: familia, cultura, sociedad, pareja. (14)

 

”La sexualidad , en este sentido, no es un término puramente descriptivo, una representación neutral de algún estado objetivo en los asuntos amorosos, o un simple reconocimiento de algunos hechos familiares acerca de nosotros; más bien es un modo distintivo de construir,organizar e interpretar esos hechos (…)”

 

David M. Halperin

 

Lo interesante de la sexualidad saludable, es que aunque se trate de una práctica íntima, tiene como condición necesaria el contacto con un/a otro/a para poder practicarla. 

Su dimensión relacional es la que obliga al individuo a construir su significado en base a parámetros externos. Por esto mismo es que el sentido particular de la sexualidad estará inevitablemente invadido por la influencia de los macrosistemas o grupos sociales, a los que el individuo pertenece. 

 

 La familia y la sexualidad

Tal como hemos mencionado, el sentido biológico de la sexualidad es la reproducción para la supervivencia de la especie. Es por esto que durante la adolescencia, se despierta en el ser humano un fuerte impulso sexual que genera cambios en su fisiología como en su personalidad. 

En esta etapa del desarrollo humano la biología del individuo lo impulsa a independizarse del sistema familiar para poder abrirse al mundo, con el fin último de vincularse sexual y afectivamente con otros.(15) 

Durante esta fase, emerge en el adolescente la innata necesidad de diferenciarse de los padres para poder construir su identidad individual. El niño desea convertirse en hombre y para esto debe primero definir qué entiende como tal.

 

 

 Eyaculación precoz en la adolescencia 

La eyaculación precoz es muy común durante la adolescencia. El niño que adolece está experimentando la sexualidad por primera vez, por lo que es natural que desconozca cómo controlar la excitación fisiológica y se le dificulte cómo regular la ansiedad. 

El varón, en esta etapa de su vida, percibe la disfunción como una derrota, una amenaza a su hombría, una muestra de falta de virilidad o experiencia sexual. 

Es por eso que en el imaginario social, aún en edad adulta, la eyaculación precoz es asociada a esta inmadurez, falta de experiencia y control. 

Esto se puede observar en los resultados de los estudios de prevalencia del síntoma. Un estudio realizado en España (2009) reveló que el 43% de los hombres padecieron eyaculación precoz en algún momento de su vida. Aún así, sólo el 38% declaró que creyó necesario consultar al médico por estos síntomas.

Por este motivo, muchos estudiosos lo consideran médicamente un síntoma subdiagnosticado debido a la búsqueda limitada de asesoría por temor al prejuicio social y el “qué dirán”. (8)

 

La dimensión social de la sexualidad

El discurso predominante en la cultura de las sociedades occidentales está contaminado de creencias populares que no hacen otra cosa que limitar la forma en la que cada persona experimenta su sexualidad de manera individual.

La sexualidad es comúnmente pensada en términos exactos y totalitarios, donde solo son aceptados determinados parámetros: tamaños, medidas, formas y duración. 

Asimismo, se percibe el coito como el centro del acto sexual, dejando al olvido el abundante resto de zonas erógenas que existen en el cuerpo del hombre y otras prácticas para estimularlas.

Este relato idealista, artificial y limitado sobre la sexualidad se lo conoce como la porno ilusión, para el cual todo lo que está fuera de la “norma” es concebido como disfunción. (3)

 

Consecuencias de mitos y creencias de la cultura

Algunos especialistas consideran que la eyaculación precoz es en muchas ocasiones un síntoma autodiagnosticado por quien cree experimentarlo, basándose en estos mitos y creencias sociales acerca de cuál es tiempo de duración, tamaño o forma “normal”.

Al hombre precoz le urge acabar con el acto sexual porque no puede más que enfocarse en su carrera consigo mismo y sus expectativas. El foco de atención lo tiene puesto en el resultado final y evalúa su desempeño – performance –  en comparación con aquellos “tengo que” y “debo de” que lo castigan en silencio.

La ansiedad secuestra cualquier posibilidad de disfrute y provoca una total desconexión entre los cuerpos, que fracasarán en el intento inútil de conectar sin permitirse estar presentes

 

Volver a la esencia de la sexualidad

Esta versión demandante de la sexualidad, resulta en muchas ocasiones la razón por la cual las personas perciben el encuentro sexual como una amenaza y por consiguiente, el motivo por el cual el cuerpo reacciona a la defensiva, protegiéndose detrás del síntoma. 

Descubrir cuáles son las creencias limitantes asociadas a la sexualidad que alberga nuestra mente inconsciente nos hará cuestionarnos aquello que hasta ahora hemos percibido. Por consiguiente, al desaprender lo aprendido, podremos permitirnos experimentar la sexualidad de una manera distinta.

 

 

Una nueva percepción sobre la sexualidad 

La sexualidad es, por esencia, todo lo opuesto al displacer. 

Se trata de un espacio de rendición, en donde es necesario bajar las barreras de defensa para poder permitirse conectar con un otro. Para ser plena, la sexualidad exige el abandono de toda expectativa y el desapego a los resultados.

La única pretensión del acto sexual debiera ser el permitirse disfrutar el proceso, ese momento de encuentro donde se funden los límites entre el mundo interior y el exterior, lo racional y lo emocional.

La sexualidad para ser plena requiere que exista equilibrio entre los opuestos. Y este equilibrio sólo es posible al trascender cualquier posicionamiento excesivo.

 

Bioneuroemoción, un camino hacía la sexualidad plena

Desde la Bioneuroemoción consideramos que, en muchas ocasiones, las manifestaciones orgánicas son un reflejo de las creencias, pensamientos y emociones que permanecen inconscientes. El cuerpo habla lo que la mente calla. 

Por lo tanto, la disfunción sexual es un trastorno que se presenta como una oportunidad a de atender la información que ha generado el desequilibrio emocional que, a su vez, ha influido en la aparición del síntoma.

¿Has podido reconocer alguna de estas creencias en tí? O ¿crees que tu pareja podría estar siendo influenciado por alguna de ellas? 

El primer paso para superar las creencias limitantes asociadas ya ha sido dado, porque la toma de conciencia por pequeña que sea, ya nos causa la incomodidad suficiente para continuar indagando sin juicio y con compasión en aquel aprendizaje inconsciente que hoy genera un conflicto.

La sexualidad es un regalo de la vida que nos permite conectar con nuestra maravillosa capacidad creativa ¿Te animas a desaprender aquello que hoy te limita para crecer y permitirte vivirla plenamente?

 

Comparte en los comentarios si te ha resultado interesante este artículo y compártelo a quien creas que le puede resultar útil esta información. ¡Gracias por tu interés!

 

 

Referencias:

Si te ha gustado, compártelo

¿Quieres especializarte?

Diplomado en Bioneuroemoción®
¿Quieres que te llamemos?
Valoración de los visitantes:
Rated 2.2 out of 5
2.2 de 5 estrellas (basado en 31 reseñas)
¿Quieres valorar este artículo?

Diplomado en Bioneuroemoción®

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Enric Corbera Institute.

© Enric Corbera Institute.