Gratitud: qué es y cómo contribuye a tu bienestar

17 agosto 2022

La gratitud es una de las fuerzas emocionales más efectivas para generar abundancia, ese estado de bienestar que nos ofrece paz y satisfacción. Pero también puede ser la bisagra para salir de estados de sufrimiento, como la ansiedad, el victimismo, el miedo o las pérdidas.

En este podcast, Enric Corbera explica por qué la abundancia de cada persona tiene que ver con su estado de conciencia. Cuando uno vive con un corazón agradecido se está viviendo en abundancia.

Sentirse agradecido es la contracara de cualquier tipo de sufrimiento. No obstante, los mensajes que proponen tapar el dolor con una sobreactuación de esta gratitud muchas veces pueden llevar a la falta de empatía o a una actitud voluntarista poco genuina.

En este artículo revisaremos algunos de estos obstáculos para vivir una vida más plena y cómo sentir gratitud puede ser un excelente recurso para sobrellevar las situaciones difíciles y comenzar a disfrutar de la abundancia que tenemos en nuestras vidas.


En este video Víctor Villalobos, docente de ECI, explica cómo gestionar internamente momentos de incomodidad, de dudas y de incertidumbre, y sumarlo a un trabajo externo con los diferentes aspectos de nuestra vida


La gratitud en el vaivén de la vida cotidiana

Aunque a priori suene contradictorio sentirse agradecido “a pesar de”, la gratitud es una fuerza vital muy poderosa, un factor de cambio de nuestro estado de ánimo y, más aún, la fuente de nuestra abundancia

Sentirse agradecido “a pesar de” nos permitirá observar y profundizar en el mensaje oculto de las dificultades y responsabilizarnos de sus causas y su solución.

¿Cómo hacer para dar las gracias pese al dolor, a la incertidumbre y a la impaciencia, a los defectos y a los errores propios y ajenos?

 

Cómo agradecer ante la incertidumbre

Al cerebro humano le cuesta mucho aprender algo nuevo, lo que en realidad realiza habitualmente es reconocer información que ya tiene en su inconsciente

En tal sentido, la incertidumbre puede generar temor o ansiedad debido a que la persona siente que no tiene el control sobre lo que pueda suceder.

Por ejemplo, el miedo que un individuo experimenta ante la posible pérdida de su trabajo le puede impedir abrirse a otras maneras de ver las cosas y reconocer que puede estar ante una oportunidad de nuevos horizontes profesionales o económicos. Esto le permitiría generar la certeza interna que atrae escenarios más esperanzadores.

Mostrar gratitud con las esperanzas que da lo incierto

Resulta fundamental comprender que, incluso más importante que aprender algo nuevo, nuestra forma de ver el mundo es opcional y aprendida y, por tanto, puede ser transformada.

Por eso desde la Bioneuroemoción hacemos énfasis en desaprender a través de la autoindagación, gracias a toda la información que podemos observar en nuestras proyecciones, nuestras relaciones y nuestras circunstancias.

Dar un paso en medio de la incertidumbre requiere de valentía y paciencia, sobre todo con uno mismo. Salir de ese bucle de creencias arraigadas, incluso cuando el proceso sigue doliendo, es más fácil si uno opta por la gratitud que surge de la confianza de que se tomó la decisión de evolucionar.

Al no saber qué nos depara el futuro tenemos la opción de elegir confiar en que cada situación nos permitirá conocernos más y crecer como personas, o dejarnos llevar por la frustración que surge de no soltar los apegos ni poder controlar los resultados.

 

Del victimismo se sale agradeciendo las lecciones aprendidas

El estado de gratitud tiene que ver con agradecer todo lo que hemos recibido, sobre todo de nuestra historia familiar. Pero esto puede ser un verdadero golpe al ego, pues obliga a dejar de lado el rencor y mirarse sólo a uno mismo.

Tendemos a pensar que lo que nos sucede se debe a factores externos. Cuando no nos gusta lo que sentimos, señalamos a algo o a alguien como responsable de esta situación.

Al culpar al otro renunciamos a nuestra responsabilidad. Sin embargo, olvidamos que así les otorgamos el poder a los demás y nos convertimos en víctimas sin capacidad de gestionar de manera autónoma nuestra vida.

gratitud reflejo

La gratitud nos permitirá reconocer lo que pudimos aprender

Cuando uno se siente víctima es imposible sentir gratitud, ya que responsabiliza a los demás de sus dificultades y fracasos. Sin embargo, comprender que, en realidad, la llave de nuestro bienestar está en nuestras manos, nos permite agradecer el aprendizaje que surge de cada conflicto.  

Por ejemplo, una mujer que viene de un hogar de padres machistas puede reproducir, desde el rencor y el victimismo, ese patrón de sumisión o irse al extremo de una actitud rebelde. 

Hasta que logra reconocer que, gracias a esas espinas cultivó su fuerza interior, su capacidad de ser una madre diferente, de gestionar un liderazgo distinto en su trabajo e inspirar a hombres y mujeres con un modo de ser constructivo.

La gratitud se caracteriza por ser expansiva. Cuanto más agradecemos, más motivos encontramos para sentirnos agradecidos.

Elaine St. James

La comprensión es la clave del agradecimiento porque desaparece el resentimiento y podemos ver el regalo (el aprendizaje) de cada una de nuestras experiencias.

Al primer intento de señalar a otro con el dedo índice, miremos que al menos tres dedos de esa misma mano nos están señalando a nosotros mismos. Tomar un bolígrafo y un papel marcando en una columna cada sufrimiento y, en la otra, la virtud que eso nos permitió desarrollar puede ser una forma práctica y rápida de comenzar a agradecer.

gratitud individual


El estrés y la ansiedad como puentes a la gratitud

Cualquier persona podrá dar cuantiosos ejemplos de las diferentes caras que tiene el estrés en su vida. Preocupaciones varias, la carga laboral excesiva, los conflictos interpersonales hacen mella en cualquier buena intención que se pueda determinar al inicio de cada día.

El estrés y la ansiedad son dos estados emocionales que traen de un futuro imaginario escenarios donde se cree que se perdió el control, el que de todos modos nunca tendremos. Sólo podemos manejar nuestra manera de responder ante cada circunstancia.

El estado interno de la gratitud sólo se puede experimentar en el presente por lo que, a priori, sentirse estresado y agradecido a la vez, parecen incompatibles.

Sin embargo, sentir agradecimiento por la oportunidad de aprendizaje que nos ofrece cada situación estresante no es solo posible, sino que es la clave que nos permite transformar el sufrimiento en una experiencia de crecimiento que favorece nuestro bienestar. 

Un mensaje para nuestro crecimiento

Cuanto mayor estrés experimentamos ante una situación que percibimos como desafiante o peligrosa, mayor es la intensidad de nuestras emociones y, por lo tanto, la fuerza que nos empuja a salir de los límites de lo establecido

Aprovechar la energía que generan nuestras emociones nos permite transformar las crisis en los dones necesarios para transformar nuestra vida e influir positivamente en nuestro entorno.

Para lograrlo, debemos estar dispuestos a observarnos y a cuestionarnos: ¿Qué puedo aprender de esto? ¿Qué oportunidad me ofrece esta situación? Al reconocer cada dificultad como trampolín a posibilidades de expandir nuestras potencialidades podremos reemplazar la ansiedad por un estado de gratitud y de entusiasmo.

Solo en la oscuridad puedes ver las estrellas.

Martin Luther King

¿Se puede ser agradecido ante las pérdidas?

¿Cuál es la clave para superar una pérdida? Sea esta la de un ser querido, de un trabajo o de un bien material. Hacernos cargo de los sentimientos que se derivan es el primer paso para lograr una comprensión más profunda de lo que estos sucesos traen a nuestra vida.

La muerte suele ser un tema tabú y, habitualmente, nos faltan recursos para gestionarla. Así también, la fantasía de vivir una vida sin pérdidas nos impide integrarlas como parte del tránsito por este mundo.

Dejar ir es un acto de amor

Es un acto de generosidad dejar ir al otro, porque cuando no permito que alguien o algo se vaya no lo hago por el otro, lo hago por mí. Entonces no es amor, es dependencia.

Soltar el apego es hacerle frente a la resistencia y rendirse ante lo inexorable para reconocer, con gratitud, todo lo que impactó aquello en nuestras vidas y sigue viviendo en nosotros. Porque nada existe fuera si no lo cultivamos dentro nuestro.

Por ello es muy importante reconocer el significado que le damos a la muerte o a las pérdidas. El sufrimiento que asociamos a ello depende de nosotros mismos y allí mismo se encuentra la libertad de resignificarla, agradeciendo por lo que nos aportó.

Lograr agradecer de forma sincera aquello que creemos que ya no tenemos requiere de un trabajo compasivo con nosotros mismos, de acompañarnos en nuestro propio dolor hasta que resurja el sentido más profundo que tiene nuestra propia vida.

Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.

Viktor Frankl


La abundancia nace de una mente agradecida

La gratitud tiene esa doble fuerza. Así como nos permite gestionar nuestras dificultades de modo que se conviertan en oportunidades para promover nuestra maestría, también es una de las fuerzas emocionales más importantes para generar nuestra abundancia.

Por eso, el ojo para dejar de ver una vida llena de carencias sino llena de abundancia puede ser la gratitud. Porque la abundancia es tener la certeza de que ya disponemos de todo lo que necesitamos para sentirnos plenos en este momento. De aquí surge el agradecimiento.

Lo vemos muchas veces en personas de vida muy sencilla que viven con satisfacción una larga vida y en tantos jóvenes adultos que logran una formación universitaria pese a las carencias de su familia.

En tal sentido, hay una ley universal que está activa constantemente y que dice: siempre estás recibiendo lo que estás dando. Si no sabes lo que das, observa lo que recibes.





Podemos elegir ser agradecidos o no serlo

Un estado mental donde reina la gratitud promueve la capacidad de ver lo positivo de cada situación y, por ello mismo, generar una sensación de bienestar y satisfacción. Al ser un estado mental, depende completamente de la persona, cada uno de nosotros somos los únicos que podemos gestionar nuestro propio estado emocional.

Por ello, la abundancia es una manera de percibir y estar en el mundo, y no se limita a la acumulación de bienes. La abundancia se manifiesta en todos los aspectos de la vida, como las relaciones, la salud, etc. 

Por tanto, se puede experimentar carencia teniendo mucho dinero. Esto es fácil de observar en las personas millonarias y socialmente exitosas que caen en adicciones, depresión o tienen relaciones afectivas problemáticas.


gratitud goteo

El universo responde a la vibración de nuestra mente y de nuestro corazón, si emitimos bienestar, esa será la respuesta y en abundancia. 

¿Cómo hacemos con las dificultades? Como dijimos más arriba, si tomamos el aprendizaje y la oportunidad para potenciar nuestro desarrollo a través de la gratitud, las podemos transformar en energía constructiva y contribuirán a nuestra expansión y evolución. 

Como materializar la abundancia desde la gratitud

La gratitud va más allá de una expresión de deseo, sentirse agradecido debe ser una experiencia vital que refleje coherencia. Requiere de una acción, no puede ser retórica sino una decisión interna.

Se cuenta una anécdota sobre dos monjes que estaban rezando. Uno le dice al otro: “Oye, a ti siempre te veo contento y, en cambio, yo siempre estoy preocupado ¿por qué será?”. El otro monje lo mira y le dice: “Quizá sea porque tú siempre estás pidiendo y yo doy las gracias por lo que tengo”.

En la vida diaria debemos ver que no es la felicidad lo que nos hace sentir agradecidos, sino el agradecimiento que nos hace felices. 

Hermano David Steindl-Rast

Ser agradecido también se puede entrenar. Muchas veces, no es que no reconozcamos lo que somos o tenemos sino que, simplemente, lo damos por hecho, lo naturalizamos. 

Pero si nos acostumbramos a agradecer todo, por más pequeño que sea, se nos termina instalando un estado mental de gratitud que es transversal incluso a las situaciones difíciles, y se convierte en esa fuerza emocional que genera la abundancia en nuestra vida.

 

Conclusión

Solemos pensar que la gratitud es la respuesta ante algún beneficio que nos ha sido ofrecido. Sin embargo, ser agradecido es una forma de vivir que nos permite reconocer y valorar todo aquello que tenemos y que vivimos. Esta actitud es clave para el éxito, en un sentido amplio.

Cuando nada es seguro, todo es posible. Deja de esperar que pasen los problemas, sólo míralos de otra forma e involúcrate de otro modo en su percepción. 

Sé el motor que mueve tu vida, pon todo tu amor en lo que estás viviendo, da las gracias y te sentirás abundante.

Comparte en los comentarios si te ha resultado interesante este artículo y compártelo a quien creas que puede resultarle útil esta información. ¡Gracias por tu interés!

Si te ha gustado, compártelo

¿Quieres especializarte?

Claves para generar una mente abundante
¿Quieres que te llamemos?
Valoración de los visitantes:
Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 6 reseñas)
¿Quieres valorar este artículo?

Claves para generar una mente abundante

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Enric Corbera Institute.

© Enric Corbera Institute.