¿Pueden las emociones negativas hacernos enfermar?

¿Pueden las emociones negativas hacernos enfermar?

La raíz de la palabra emoción viene del latín “emovere”, es decir, la emoción es un impulso que nos invita a movernos. Una emoción no es buena ni mala, no es positiva ni negativa.

 

En la naturaleza se suceden continuamente fenómenos que reorganizan y modifican el ecosistema y los seres vivos, animales y plantas, que la habitan se adaptan al nuevo paisaje para seguir viviendo. Sin embargo el hombre, califica una lluvia de beneficiosa si es adecuada para sus cultivos o de catastrófica si inunda sus tierras. E incluso, un día llamó “buen tiempo” al clima cálido y soleado y “mal tiempo” a los días grises y fríos.

Todos hemos aprendido a calificar lo que nos sucede en función de cómo nos afecta y valoramos cómo nos afecta en relación a nuestra propia experiencia, la de nuestra familia y la de nuestra comunidad. Copiamos de las personas que nos cuidaron lo que era bueno y malo. Asumimos unas pautas de conducta, nos apropiamos de sus juicios y sesgos para filtrar el mundo y así fuimos diferenciando lo que nos gusta de lo que no nos gusta.

Todas las emociones que sentimos son adecuadas y necesarias para nuestra evolución.

Este tipo de información heredada se organiza en creencias que, mezcladas con la idea de culpabilidad que nos enseña la religión, se convierten en una serie de pensamientos recurrentes que nos son beneficiosos para nuestra vida ni, en consecuencia, para nuestra salud. La combinación de creencia y culpa nos aleja de nuestra esencia biológica y nos predispone a sentirnos separados del entorno.

El doctor Bruce H. Lipton, es doctor en biología celular y afirma que “lo que pensamos varía nuestra biología” y que “cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología”. Señala algo fundamental: “si crees que algo te hará daño, acabará por hacerte daño”. No es tanto si una emoción negativa nos puede enfermar sino que nuestro cuerpo y nuestra mente están en contacto permanente, por eso, nos dice que debemos estar atentos a lo que pensamos.

Lo que convierte una emoción en positiva o negativa es el juicio que hacemos sobre lo que sentimos.

Actualmente, las investigaciones abordan el origen multifactorial de la enfermedad entre los que se considera determinante la relación entre emociones y salud. Bien sea porque somatizamos las emociones o bien porque el estrés y la depresión afectan al sistema inmunológico de la persona y afectan el sistema de defensas. El ambiente emocional se revela como un factor determinante a tener en cuenta.

CONCLUSIÓN

La Bioneuroemoción nos invita a pensar que todo es perfecto para conocernos a nosotros mismos. Por eso, nada es bueno ni malo. Si aún así calificamos una emoción como negativa tenemos la oportunidad de autoindagarnos para descubrir para qué la vivimos así y dónde se refleja esto en nuestra historia familiar. Ese es el primer paso para comprender nuestros juicios y liberarlos. La comprensión quita fuerza a la culpabilidad y da sentido a nuestra forma de percibir la realidad. En consecuencia, podemos sentirnos en paz y dar el primer paso hacia el retorno a la salud.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo!

También te puede interesar...

Las neuronas espejo

13 Septiembre 2016

Muchos de nosotros conocemos la sensación de estar en el cine o mirando una película en la televisió...

¿Qué es tomar conciencia?

27 Marzo 2017

Con el tiempo nos damos cuenta de que repetimos patrones en las relaciones, en el trabajo o en cualq...

3 Formas de entender las emociones

15 Noviembre 2016

Las emociones nos sirven para adaptarnos al entorno, son el lenguaje biológico que se expresa en nue...